Un problema recurrente que afecta a los transeúntes en Guayaquil es el robo de tapas metálicas en diversas aceras y calles. Los huecos en la calzada representan un peligro para quienes caminan por esos tramos. Y en las vías, conductores de vehículos deben hacer maniobras riesgosas para evitar caer.

Una de las zonas donde se evidencia la falta de estos objetos es en la avenida José María Egas, a la altura de la ciudadela Sauces 7, en el norte de la urbe porteña. En el sentido hacia la avenida Isidro Ayora, al menos seis tapas han sido sustraídas en las últimas semanas.

Fernanda Ruiz caminaba por ese tramo, la tarde del viernes 4. Esquivaba las alcantarillas sin tapa e incluso caminó por la calle durante varios segundos. En uno de los huecos, ciudadanos colocaron palos de madera para alertar a los transeúntes y evitar que caigan.

“Es muy peligroso, y más en las noches, porque incluso pasan personas en bicicletas por aquí. Se llevan las tapas para venderlas. Pero no es una persona, son varias que rondan en la madrugada, destruyen y las roban”, manifestó la ciudadana.

Publicidad

José Vinueza es habitante de este sector del norte guayaquileño. Comentó que durante la época de la cuarentena, entre marzo y abril del 2020, los robos de estas tapas se incrementaron.

“Ya habían dejado de llevarse, pero esperan un descuido y vuelven a hacerlo. Hace unos dos meses saqué corriendo a un muchacho que estaba picando los bordes para sacar la tapa. Fue casi a las 10 de la noche. Pero ya llevamos varios años con este problema”, refirió Vinueza.

En la avenida Domingo Comín, desde el redondel de la ciudadela Pradera 2 hasta la avenida Ernesto Albán, se registra este problema. Al menos unas ocho tapas han sido sustraídas.

Frente a la parada de la Metrovía de la ciudadela 9 de Octubre, un hueco de más de 50 centímetros preocupa a los transeúntes. Miguel Escobar, mensajero de una empresa situada en esa zona, se moviliza a diario en estas calles.

Manifestó que debido al poco movimiento en las noches, sujetos retiran las tapas metálicas de estos espacios, así como las rejillas de alcantarillas, como se evidencia junto a un bordillo a 10 metros de la avenida Ernesto Albán. “Es que les pueden dar más de 20 dólares por cada tapa. Depende si son todas de metal, o si solo tienen los bordes de metal, por eso se llevan bastante”, explicó Escobar.

En un tramo de la cooperativa Jacobo Bucaram, en el sur, ciudadanos se quejan por los constantes robos de tapas metálicas y rejillas. Para suplir estos espacios abiertos, ellos han colocado palos de madera, pues temen que niños se caigan en estos huecos.

Publicidad

Las tapas de cámaras de inspección, las domiciliarias de alcantarillado sanitario y las rejillas de alcantarillas son los objetos que más se sustraen en la ciudad.

Ilfn Florsheim, vocera de Interagua, refirió que cuando se reciben denuncias de estos robos, los objetos son repuestos en forma inmediata por esta entidad.

Explicó que las reposiciones por las cantidades de unidades robadas llegan a los 170.000 dólares al año. “El promedio mensual (de reposiciones) es de 40 rejillas de alcantarilla, 15 tapas domiciliarias y 5 tapas de cámaras”, indicó.

Los ciudadanos pueden solicitar la reposición de una tapa o rejilla a través de la aplicación móvil Agencia Virtual de Interagua.

Medidores de agua

Otro delito que se ha incrementado, sobre todo en la zona céntrica porteña, es el robo de medidores de agua. Por ejemplo, en el barrio Patrimonial del Salado, moradores denunciaron que, a diario, sujetos se sustraen hasta 20 de estos objetos.

Florsheim indicó que el promedio mensual de robo de medidores el año pasado era de 200. Este año, esto subió a 600.

“Dependiendo el daño ocasionado, el costo de (reposición) de estos medidores varía entre 40 y 250 dólares”, explicó. (I)