Desde el 2008 se hablaba de la construcción de un puente que una el sur de Guayaquil con la principales vías para evitar el ingreso de miles de contenedores por la vía Perimetral.

En cinco años esto sería una realidad, anunciaron este miércoles el concejal Andrés Guschmer y el subsecretario de Concesiones del Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP), Fabián Uzcátegui, quienes lideraron la socialización del proyecto del Quinto Puente entre representantes de las cámaras de la Producción de Guayaquil, alcaldes de cantones vecinos y medios de comunicación.

Empezaron destacando la importancia de la obra, principalmente porque el 92 % de los contenedores (de 20′ y 40′) de Ecuador (2′073.776 teus) transitan obligatoriamente por la vía Perimetral de Guayaquil para llegar a los puertos ubicados en el sur de la urbe.

“Se ha constituido una mesa técnica de trabajo entre el Municipio y el MTOP”, informó Guschmer. La meta es presentar el proyecto definitivo a más tardar en el primer mes de 2022. La construcción tomaría cuatro años.

Publicidad

El representante del MTOP mencionó que ya hay más de 80 interesados, dijo que 25 constructoras se han registrado en el portal web del MTOP y mostrado interés en la obra, pero destacó que por la magnitud de la construcción se debe buscar una compañía capaz de invertir, pues el financiamiento sería principalmente de la empresa privada y luego esta recuperaría su inversión con el cobro de un peaje.

Andrés Burbano, director de Obras Públicas del Municipio de Guayaquil, entregó al MTOP un estudio completo de tráfico de la ciudad, que servirá para que las empresas elaboren sus estudios financieros.

“Este puente no es solo de transporte de carga, sino que movilizará personas y generará nuevos polos de desarrollo en Yaguachi, Naranjal y Durán”, explicó Burbano.

Agregó que la construcción del quinto puente significará la culminación del anillo vial de Guayaquil, que empezó con la vía Perimetral. Por eso ahorrará 40 minutos de viaje en el transporte de la carga que va hacia el puerto de Guayaquil, ahorro de combustible por parte de los vehículos de carga, generará 7.000 plazas de empleo y beneficiará al sector exportador de la ciudad y de Puerto Bolívar.

Publicidad

La obra más grande del Ecuador

El proyecto tendrá una longitud total de 44 kilómetros y se dividirá en cinco tramos. Todos serán de cuatro carriles, excepto el tramo 4.

Así es el diseño actual de la obra. Se espera que en enero del 2022 ya esté listo el estudio previo y que en pocos meses se adjudique. La construcción tomaría cuatro años. Foto: EL UNIVERSO

El puente propiamente dicho tendrá una extensión de 3,44 kilómetros, lo que lo convertirá en el puente más largo del país. El primer tramo será en el sur de Guayaquil, en el sector de Las Esclusas (cerca de la Playita del Guasmo), donde se construirán dos pasos a desnivel y la vía hasta el puente. El segundo tramo corresponde al puente, el tercero empieza en el puente y llega a la bifurcación de los dos ramales. El cuarto conecta con la vía a Naranjal y el quinto tramo con la vía Durán-Boliche.

La empresa privada se encargará del diseño, construcción y mantenimiento del llamado Viaducto Sur Guayaquil. Uzcátegui no descartó que el Gobierno Nacional financie parte de la obra bajo la figura de pago por disponibilidad.

Publicidad

¿Qué pasó en 13 años?

Este proyecto fue presentado en el 2008, durante la presidencia de Rafael Correa. Luego, Lenín Moreno asumió el plan, aunque ya se mostraban varios cambios en su diseño original, como la disminución de 11 kilómetros de longitud del viaducto, reducción de carriles y exclusión de accesos viales.

En octubre del 2018, el presidente Moreno oficializó el concurso público para la edificación de este complejo vial, que un año después, el 3 de octubre del 2019, fue declarado desierto por el Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP), ya que las manifestaciones de interés que recibieron en ese entonces no constituían ofertas, se dijo.

Y desde entonces, la alcaldesa de Guayaquil, Cynthia Viteri, solicitó la competencia para construir el quinto puente o Viaducto Sur, a través de una alianza público-privada. Y en noviembre del 2020 volvió a insistir en el tema, pues aseguró que el cabildo era sujeto de crédito, ya que tenía buena imagen internacional con organismos y bancas del extranjero, que le permitirían conseguir el dinero para hacer realidad la obra que, el año anterior, superaba los $ 700 millones, expuso.

Viteri dijo en enero de este año que su pedido ha quedado en nada, puesto que no había una respuesta concluyente a su pedido de que le den la competencia para esta obra. (I)