La avenida Pedro Menéndez Gilbert es una de las vías más importantes del norte de Guayaquil. Miles de vehículos la transitan a diario para dirigirse hacia los cantones Durán y Samborondón, así como a otras avenidas norteñas como Benjamín Rosales, Agustín Freire, Isidro Ayora, Antonio Parra Velasco, que conducen a las ciudadelas Sauces, Garzota, Alborada, Samanes.

Desde hace varias semanas, dos gasolineras pertenecientes a la marca Móbil que estaban ubicadas en ambos tramos de la vía fueron desocupadas. Dichas estaciones de servicio registraban una alta cantidad de usuarios diariamente.

Hoy están cercadas con vallas metálicas, cintas y custodiadas por integrantes de la Fuerza Aérea del Ecuador (FAE), cuyas dependencias se encuentran a pocos metros. Específicamente, desde el pasado 15 de junio los uniformados resguardan estos dos espacios.

Para conductores y personas que esperan buses en esa avenida norteña, las dos estaciones de servicio eran puntos de encuentro para la gente que llegaba desde otras provincias hacia la terminal terrestre. También para aquellos que se trasladaban hacia Durán o Samborondón.

Publicidad

Conductores irrespetan señalización en calles de Guayaquil; en varios tramos hay constantes accidentes

Daniel González se dirigía hacia la parada de la Metrovía ubicada en ese tramo, la tarde del pasado martes. Contó que solía acudir a la estación de servicio para comprar alimentos preparados o utilizar los baños.

“Siempre venían bastantes carros, en las mañanas pasaba lleno. Yo cojo el carro aquí a las 07:30, y hacían filas para ingresar a tanquear los carros”, expresó el ciudadano.

Estas dos estaciones también eran utilizadas por conductores para arreglar desperfectos mecánicos de los vehículos. Eran dos puntos dinámicos en esta transitada vía.

Según Germán Ramírez, gerente general de Terpel Ecuador, las dos estaciones se cerraron porque el contrato finalizó el 4 de julio. “La FAE, que es la propietaria de los predios, decidió no renovar el contrato después de 25 años de haber tenido el contrato con nosotros, y sacar a licitación pública nuevamente ambas estaciones”, refirió.

Ramírez agregó que están esperando a que se inicie el proceso para poder participar.

Contó que ambas estaciones funcionaban en el sitio desde 1996 y cada cinco años se renovaba el contrato. Indicó que Terpel realizó una propuesta para poder seguir operando en forma temporal.

“Sin embargo, la FAE prefirió cerrarlas hasta sacar el proceso de licitación, para abrirlas más adelante con el nuevo operador, que ojalá seamos nosotros”, manifestó Ramírez.

Su preocupación se centra en que, debido al desuso de los equipos, estos puedan deteriorarse. “Estos son equipos que ya tienen una vida útil de algún tiempo importante, que en su momento los adquirió Móbil y por contrato, cuando se terminar, quedaron como propiedad de la FAE”, sostuvo Ramírez.

Durante el tiempo que dure este proceso, la Fuerza Aérea Ecuatoriana (FAE) mantendrá la custodia de estos espacios para evitar actos delictivos en contra de estas propiedades y los bienes que aún se mantienen. Las estaciones de servicio han sido desalojadas totalmente. El acceso está restringido. (I)