Padres de aspirantes a agentes de la Comisión de Tránsito del Ecuador (CTE) denunciaron supuestas irregularidades en el proceso de admisión realizado días atrás por la entidad.

Los ciudadanos aseguraron que, por cada prueba médica, los aspirantes pagaron 500 dólares. Además que, de casi 1.400 puestos disponibles, la entidad de tránsito dejó que más de 9.000 personas apliquen para esas vacantes.

Stalin Delgado, padre de familia de uno de los aspirantes que no pudo ingresar a la institución, acudió la mañana del lunes a los exteriores de la entidad, en Chile y Brasil, centro de Guayaquil, para reclamar por la devolución del dinero.

Junto a él, otros padres realizaron un plantón.

Publicidad

Delgado indicó que, incluso, le pidieron dinero para que su hijo obtenga uno de los cupos.

Yo tengo un audio con un vigilante, y él me dice que por amor no se hace nada, que si dan 2.000 o 4.000 dólares él pasa, si es que tiene. Por ejemplo, si mi hijo tiene 100 puntos y otro tiene 20, el que pone 2.000 o 4.000 dólares a ese se lo aprueba, y mi hijo se queda afuera “, sostuvo el hombre.

Mencionó que, además de los 500 dólares por la prueba médica, también les pidieron 120 dólares por una prueba de polígrafo. “¿Qué tenían que haber hecho en el proceso? Primero receptar las carpetas, y de ahí sacar los aprobados para que no le hagan gastar por gusto a los padres de familia”, mencionó Delgado.

Génesis Sánchez, familiar de otro afectado, dijo que el domingo en la noche varios aspirantes comenzaron a recibir mensajes en los que se les notificaba que no han sido seleccionados, a pesar de haber pagado los 500 dólares de las pruebas médicas, más otros valores por el polígrafo.

Lamentó que ya se haya iniciado otro proceso para admisión de agentes. “Es algo inaudito, absurdo, mandarles los resultados anoche (domingo). Ni siquiera les dieron resultado a los chicos del otro proceso, y ya se abre otro. Les hicieron pagar 500 dólares por pruebas médicas, cuando tuvo que ser lo último en tomarse “, citó.

La vicedefensora del Pueblo, Zaida Rovira, anunció este martes la apertura de un expediente en contra de la CTE, tras las denuncias de quienes participaron en el proceso de selección de los nuevos uniformados.

Publicidad

En la sede en Guayaquil de la Defensoría del Pueblo, la funcionaria señaló que en el caso habría una afectación a la “igualdad de oportunidades” y que era indiscutible que hubo “vulneración de derechos”.

Cuestionó que la institución permitiera el concurso de tantos postulantes y expuso que se les habría cobrado a cada uno $500 por las pruebas físicas y $120 por la del polígrafo.

Señaló que los denunciantes expusieron que fueron convocados al Hospital Militar y que ahí fueron atendidos en carpas, que las características de la evaluación no justificaban el cobro de $ 500.

Un postulante que asistió a la rueda de prensa que ofreció  Rovira, describió que los pusieron a brincar, que la evaluación duró minutos, y que en el caso de la prueba del polígrafo (que fue en otro escenario) también fue superficial.

La funcionaria anunció que la Defensoría convocó a los principales directivos de la CTE para que respondan sobre los cuestionamientos y que les solicitó la información del caso de postulación institucional.

A la televisora Ecuavisa, un representante del Hospital Militar negó que se haya prestado equipos para el proceso de selección y que haya recibido valores. Considerando el universo de postulantes estos bordearían los $ 5 millones.

Eduardo Ayala, director ejecutivo de la CTE, dijo que por respeto a la Constitución la entidad no restringió el derecho de la ciudadanía a participar en este proceso. Sobre los valores expuestos, señaló que estos fueron pagados por los aspirantes directamente a los prestadores de esos servicios.

Indicó que fortalecen los diferentes procesos y las nuevas convocatorias serán acordes con la situación sanitaria. (I)