Pese a que el Ministerio de Salud (MSP) abre decenas de frentes de vacunación y da cuenta de que a diario inmuniza a más de 33.000 personas y que desde el lunes serán 55.000 por día, decenas de familiares de personas mayores de 85 años reclaman en redes sociales porque sus parientes aún no reciben la vacuna pese a que están inscritos.

Hace más de dos semanas, el Gobierno anunció que en esa fecha iba a privilegiar a ese grupo etario, la realidad es otra. Por ejemplo, Clara América Guevara tiene 93 años y vive en una urbanización de la vía a Salitre. En marzo del año pasado, su hijo José Luis murió en una calle del centro de Guayaquil. Su cuerpo fue llevado al hospital del Guasmo y hasta ahora no le ha sido entregado.

“Nada que lo identifican y puede estar entre los 33 restantes que están en Medicina Legal. Pero ahora le inscribí a mi mamá para la vacuna y ni en eso la atienden”, dice Amanda Valle, hija de Clara América.

En Portoviejo, los familiares de Carmen Cedeño, de 96 años, hicieron la inscripción para la vacunación hace tres semanas. Hasta la tarde de este jueves 15 de marzo no recibían ninguna notificación. Y hay más casos como el de Anafa Vargas, de 91 años, que vive en el centro sur y tiene tres semanas inscrita pero no recibe cita para su dosis. También familiares de Marcos Navarrete, paciente hipertenso de 80 años, se encuentran a la expectativa para que reciba la dosis, para que esté un poco más protegido ya que no le ha dado COVID-19 en la pandemia y temen que se pueda contagiar con el incremento de casos, por más cuidados que tienen en casa.

Publicidad

“Mi padre de 96 años aún sin vacuna. Pregunté en el punto de vacunación del colegio Benalcázar a las 16:00 y dijeron que espere la cita”, escribió en la red social Twitter la usuaria Ximena Ponce, quien espera que su progenitor, que es parte del grupo prioritario de inoculación contra el coronavirus, reciba pronto la primera dosis.

Como ella, varias personas han expresado su preocupación, puesto que la vacunación a los adultos mayores se realiza por rangos de edades, de mayor a menor. “A mi mamá de 93 años no le llaman y eso que se ha registrado y se ha llamado al 171, y lo único que dicen es que espere la llamada. Son ya tres semanas”, escribió la usuaria Carmen Serrano.

Frente a los reclamos de decenas de usuarios de Twitter, Jorge Wated, secretario de gabinete del Gobierno de Lenín Moreno, afirmó la noche del miércoles que toda persona que tenga a familiares mayores de 90 años pueden acudir sin previa cita a cualquiera de los centros de vacunación en el país. Señaló que deberían hacerlo a partir de las 15:00, pero los reclamos surgieron porque se presentarían aglomeraciones y los adultos mayores estarían en riesgo.

En Guayaquil, familias acogieron las palabras del funcionario y se movilizaron a los puntos de vacunación. En el hospital Alfredo G. Paulson, personal de apoyo confirmó que un adulto mayor de más de 90 años, acompañado de parientes, exigió ser inmunizado remarcando el anuncio que hiciera Wated.

“Un compañero entró para preguntar si podía dejarlo pasar y vino que sí era verídico”, manifestó un servidor del MSP que dejó un centro de Salud para apoyar durante estas semanas a las personas de la tercera edad.

En el Instituto Tecnológico Bolivariano (ITB) más de diez ciudadanos mayores de 90 años accedieron a la inmunización sin cita previa, según personal de apoyo.

Publicidad

En ambas dependencias, una media de 600 habitantes guayaquileños son convocados por jornada en cada sitio.

Este jueves, el ministro de Salud, Camilo Salinas, explicó que este grupo de la población tiene derecho a ir a hacerse inocular sin cita y que se tomará de las dosis que hayan quedado del ausentismo del día, y si en caso el número de adultos mayores es mayor a la disponibilidad, se deberá reagendar su cita por parte de alguien del MSP o coordinar con algún otro punto de vacunación para derivarlo a ese punto cercano que obtenga su dosis, sin problema.

Él agregó que en el tema de las edades se han realizado aleatoriamente entre los 70 y 80 años, sin embargo, se dará prioridad a los de mayor edad. Dijo que cuando se reciba el mensaje de la cita para vacunar, se asista 30 minutos antes, pero lo importante es que se aplique la dosis, y en caso de que no pueda acudir por alguna emergencia, puede reagendar al 171 para poder darle la oportunidad a otra persona.

Él junto con el presidente de la República, Lenín Moreno; la alcaldesa de Guayaquil, Cynthia Viteri; el presidente de la Asociación de Municipalidades del Ecuador (AME), Raúl Delgado; y el secretario general de gabinete de la Presidencia, Jorge Wated, recorrieron los puntos de vacunación en el Instituto Tecnológico Bolivariano (ITB), en el norte de Guayaquil. Este es uno de seis puntos de vacunación en Guayaquil.

Con nuevo lote de vacunas de Pfizer, cantidad de dosis contra el coronavirus superaría la cifra de 1′550.000

Allí se firmó el convenio entre el MSP y la AME para llegar con puntos de vacunación a más cantones del país y que más adultos mayores y personas con vulnerabilidad puedan acceder, ya que muchos no cuentan ni con una plataforma tecnológica para poder inscribirse y por tema de sus domicilios es compleja su movilidad, por lo que se tomarán acciones para permitir el acceso a esa dosis.

“En los dos primeros días se vacunó a 2.132 personas de la manera más cómoda y tranquila. Las mujeres de la Comisión de Solidaridad y Policía Metropolitana recibían a los adultos mayores para que se sientan más cómodos”, dijo Viteri.

Lenín Moreno agregó que se adquirieron 20 millones de vacunas para poder seguir inmunizando a la población.

En este convenio también participan Cuerpo de Bomberos, Cruz Roja, Policía Nacional, Fuerzas Armadas, entre otras instituciones públicas y privadas de Guayaquil. (I)