En el cementerio Metropolitano este domingo hubo música en vivo, fotos familiares, una muestra artística, una misa, una exposición de orquídeas y hasta lanzamiento de globos al cielo. Con esas actividades se celebró el evento denominado “El mundo unido por la vida”.

Se lo celebra desde hace diez años de manera simultánea en más de 70 países de los cinco continentes. Es una iniciativa de la Asociación Latinoamericana de Cementerios y Servicios Funerarios (Alpar), organización de la que forman parte los cementerios de la Junta de Beneficencia. Tiene como objetivo reafirmar y exaltar el valor de la vida, más aún en estos momentos de pandemia en que muchos perdieron a sus familiares a causa del COVID- 19.

Con estas actividades, los directores de este cementerio intentan cambiar la connotación negativa que posee este tipo de lugares. Tienen la idea de abrir una cafetería para quienes los visiten.

“Queremos que vengan a pasar un tiempo de calidad en familia o solos, a pasear, que las familias aprovechen las quince hectáreas que tenemos para hacer pícnic, leer un libro o solo relajarse y pasar tiempo con quienes ya no están con nosotros”, dijo Camilo Torres, gerente general del Panteón Metropolitano, donde este domingo se levantó una tarima en la que se presentaron artistas como Danilo Rosero, Roy Maruri y Olga María Oleagoitia.

Torres mencionó que ese cementerio de la Junta de Beneficencia acaba de cumplir nueve años y que en sus predios descansan unas 1.900 personas.

El funcionario destacó además que este año ya se volvió a la tasa de muertes que existía en 2019, anterior a la pandemia, pero comenta que en 2020 hubo un excedente de 14.000 muertes.

“Cada año en Guayaquil mueren unas 13.000 personas; en 2020 hubo 27.000 muertes en la ciudad”, expresó Torres, quien destaca que el evento para celebrar la vida está abierto al público en general, no solo para familiares que tienen a sus parientes sepultados en ese cementerio. (I)