Eran las 18:00 del sábado 23 cuando tres jóvenes fueron interceptados por un auto color negro mientras caminaban por la manzana 220 de la ciudadela Guayacanes, norte porteño.

Del vehículo se bajó un sujeto portando un arma de fuego, quien amenazó a los jóvenes. Dos señoritas corrieron con miedo al percatarse de que iban a ser víctimas de robo.

El asaltante le sustrajo un celular al joven que acompañaba a las chicas. Y luego, le apuntó en la cabeza con el arma, que enseguida guardó.

El delincuente ingresó al carro y huyó con el conductor.

Publicidad

Este hecho delictivo duró seis segundos y quedó registrado en un video de una cámara de vigilancia en la zona.

Moradores de esta manzana de Guayacanes dijeron sentir temor por los reiterados asaltos que se han registrado durante el mes de enero. Lamentaron el tardío reaccionar de agentes policiales ante los reportes de estos delitos.

Jorge, uno de los moradores del sitio, explicó que los robos se dan entre las 13:00 y 18:00. “Este sector es desolado en las tardes, se ha vuelto peligroso”, dijo el ciudadano.

Y contó que ayudó a los tres jóvenes víctimas del robo del sábado. “Yo vi pasar el carro (utilizado para el ilícito) porque justo estaba por sacar el mío, cuando vi que las chicas venían corriendo asustadas”, manifestó el morador.

Explicó que enseguida él llamó al ECU911 para reportar el asalto pese a que a unos 500 metros está ubicado un puesto de atención policial.

“Cuando fuimos no había nadie y los policías se demoraron en llegar 45 minutos, para que se dé cuenta de que ellos no pasan por aquí, ellos no están cerca”, expresó Jorge.

Publicidad

Fernando es otro de los vecinos de la manzana 220. Explicó que hace dos semanas, varias personas intentaron ingresar a un domicilio del sector. “Fue en la noche, se le querían meter, eran cuatro personas, pero como vieron cámaras se terminaron peleando y se fueron”, dijo el morador.

Coincidió con Jorge en que la respuesta policial es nula en el sitio y exigen más patrullajes.

“Vivimos en zozobra, con miedo, esto no está bien. Vemos que pasa un carro dos, tres veces por el mismo lugar y no sabemos si buscan a alguien para robar o están planificando entrar a las casas”, expresó.

Indicó que, también hace dos semanas, una joven fue asaltada mientras caminaba en los exteriores de un parque a una cuadra de dicho tramo.

Dos sujetos en moto le quitaron sus objetos personales y luego huyeron. Uno de los asaltantes no utilizaba casco.

Un día después de ese hecho, registrado el lunes 18, a otra mujer le robaron un celular.

“Ha sido un mes entero con muchos robos, todo enero ha sido una barbaridad. Estamos preocupados”, dijo Jorge.

Robos en otras zonas

El sábado 23, en la ciudadela del Seguro, en el sur de Guayaquil, cuatro personas fueron asaltadas con la misma modalidad que el delito perpetrado en Guayacanes.

Los jóvenes caminaban por una de las calles del sector y fueron interceptados en forma violenta por un vehículo de color negro, del cual se bajaron tres sujetos que sustrajeron las pertenencias de dos personas.

Enseguida, comenzaron a perseguir a las otras dos para robarles, pero no pudieron concretarlo y escaparon.

Las quejas ciudadanas por la inseguridad que vive Guayaquil se replican no solo en las calles, sino también en redes sociales.

Teodoro Martínez, quien sufrió un asalto a mano armada en La Garzota la semana pasada, hizo un llamado a las autoridades para que frenen esta ola delictiva en la urbe.

Lamentó que los procedimientos policiales no son ágiles al reportar un delito. (I)