Las cifras de dengue en Ecuador se han duplicado semana a semana desde que se inició el 2021. En un contexto de pandemia de COVID-19, muchos pacientes sospechan que esa sería la enfermedad que los aqueja, pero con revisión médica y exámenes de laboratorio detectan que se trata de dengue, que cada día suma casos a nivel de atención pública y privada.

Según el informe de vigilancia epidemiológica del Ministerio de Salud (MSP), que corresponde a la tercera semana de enero de este año, se reportan 856 casos de dengue en el país. Solo en Guayas hay 371 pacientes. Guayaquil y Durán tendrían el mayor número de casos, según reportes médicos. A nivel nacional se reportaron 211 en la primera semana y en la segunda 465 casos lo que evidencia el aumento.

Para los médicos estas semanas son claves en la detección y prevención de casos de dengue, ya que al tener el riesgo del COVID-19 estos dos virus podrían coincidir en el paciente y complicar su estado de salud, como han evidenciado casos en la urbe.

El MSP detalla que el dengue es una enfermedad transmitida por la picadura de mosquitos Aedes aegypti. En el caso del dengue clásico se presenta una fiebre elevada, dolor de cabeza intenso, dolor detrás de los globos oculares, dolores musculares y sarpullido. Mientras que el dengue grave, hemorrágico, es una complicación potencialmente mortal porque cursa con extravasación de plasma, acumulación de líquidos o falla orgánica.

Publicidad

El epidemiólogo Jhonny Real, exdirector de Vigilancia de la Salud Pública del MSP, explicó que ahora hay un panorama complejo, ya que comparando los tres últimos reportes epidemiológicos, cada semana se duplican, y como los recursos se han minimizado por la pandemia de COVID-19 hay muchas carencias para el control, como sí lo hacía el Gobierno en años anteriores.

“En este momento no hay la adecuada detección temprana de dengue, se han mermado las brigadas de control sanitario por vectores preinvernal, las campañas de prevención, también la capacidad de laboratorios para la detección, no hay muchos insumos ni materiales para hacer la detección del dengue”, explicó Real.

Este Diario solicitó al MSP información sobre el trabajo preventivo del dengue en la Zona 8 y la situación actual; sin embargo, hasta el cierre de esta edición no hubo respuesta.

El tema en la atención privada también va denotando un aumento en Guayaquil. Médicos sí reportan varios pacientes con diagnóstico de dengue. Por ejemplo, el doctor Jorge Luis Portes explicó que en su recorrido diario de visitas a domicilios muchos pacientes han referido otros síntomas que no son compatibles con coronavirus, o tienen ambos.
Contó que tuvo 9 pacientes con sospecha y 4 salieron positivos de dengue, otros no han podido hacerse los exámenes.

Mientras que la doctora Daysy Avilez explicó que en su centro médico, en el norte, se ha atendido en estas dos últimas semanas el 60 % de pacientes con sospecha de dengue, esto a través del servicio de telemedicina y presencial. “La sintomatología la han confundido con COVID-19, se los ha derivado a laboratorios para poder corroborar el diagnóstico”, explicó la doctora.

Indicó que también se han percatado de un problema: la automedicación en pacientes. Ella comenta que ha tenido pacientes de COVID-19 que pensaban que tenían dengue y viceversa. “Su cuadro se ha complicado y se los ha tenido que derivar a una atención de tercer nivel, por eso es clave el diagnóstico”, explicó.

Publicidad

Lea también: Dengue o COVID-19, las diferencias de las enfermedades que acechan durante la pandemia

En un recorrido que realizó este Diario por barrios de Guayaquil, residentes reportaron gran afectación por mosquitos en Los Esteros, Trinitaria, Samanes, Guayacanes, parte de la Alborada, Mucho Lote 1 y 2. Muchos dicen que por más repelente, incienso, palo santo que coloquen, el malestar persiste semana a semana.

Real explicó que en la ciudad al único equipo que se ve que trabaja en la parte preventiva es el Municipio, pero en una ciudad tan grande como Guayaquil los esfuerzos quedan cortos. Alertó que el pico más alto de dengue son las semanas 20 o 21, por lo que se debería dar prioridad al tema.

Fumigación invernal ya cubrió más de 42 sectores

El plan invernal de la Jefatura de Control de Vectores y Epidemias del Municipio de Guayaquil lleva intervenidos 42 sectores "cerrados" con la campaña de fumigación para prevenir el dengue y otras enfermedades por vectores.

Omar Tovar, jefe de Control de Vectores y Epidemias, explicó que se contactan con los líderes barriales para hacer la fumigación intradomiciliaria y extradomiciliaria con motomochilas, además de la fumigación nocturna para eliminar al mosquito de forma directa con la termonebulizadora ULV en cada sector.

Acotó que en la planificación se empezó por los sectores más críticos, por ejemplo, en el sur de la urbe: Guasmo, Trinitaria, zonas aledañas a los esteros y ramales. Luego en el norte, donde se empoza el agua o tienen problemas de acumulación de depósitos, como Mapasingue, en que ya se hizo la intervención.

Otra forma de prevención es el programa de entrega de toldos mosquiteros para personas que residen al lado de canales, vegetación, ramales. Se han entregado 27.000 de los 100.000 toldos de este programa. “Se lo entrega casa a casa a las personas. O en lugares abiertos, por la bioseguridad”, explicó.

Tovar acotó que este programa de fumigación, a más de la planificación que ellos hacen, se une a las 24 zonas que el Municipio tiene sectorizadas para complementar la desinfección de COVID-19 y fumigación para prevenir el dengue en la urbe. También se lo hace en las parroquias rurales de Guayaquil y este plan va a continuar hasta mayo próximo.

Agregó que los pedidos de fumigación se receptan por las redes sociales de la alcaldesa Cynthia Viteri, las llamadas directas al Municipio y las solicitudes que se reciben en ventanilla general. (I)