Una de las instituciones académicas más emblemáticas de Guayaquil es el Colegio Fiscal 28 de Mayo, por la que han pasado miles de jóvenes estudiantes de la ciudad porteña.

Su historia se remonta a 1924. En esa época, se inició como Escuela Fiscal de Mecanografía y Taquigrafía, por gestiones de la profesora María Cristina Dueñas Cartagena, quien daba clases en la escuela N° 2 Manuela Cañizares, a la que estaba anexado el plantel y de la que dependía su economía.

El incremento del uso de máquinas de escribir para diferentes actividades en esa época, sobre todo en el ámbito laboral, impulsó a la escuela de mecanografía como formadora de decenas de profesionales.

En sus inicios el plantel operó en las calles Aguirre y Chanduy (actual García Avilés). Meses después se trasladó a Luque y Chanduy, pero por espacio físico la institución pasó a la avenida Olmedo y Huayna Capac. Todos estos espacios en el centro de la urbe porteña.

Publicidad

Las jóvenes estudiantes egresaban con el título de Corresponsal Taquimecanógrafa, luego de tres años de estudios en dicha institución.

Muchas de quienes cursaban en las aulas de este plantel se destacaban en el campo laboral, sobre todo en las áreas bancarias y comerciales, a nivel local y nacional.

El nombre de esta institución educativa guayaquileña fue adoptado por la revuelta que terminó con el gobierno de Carlos Alberto Arroyo del Río, el 28 de mayo de 1944.

Tres años antes, Perú invadió el espacio ecuatoriano. En 1942, Arroyo del Río firmó el protocolo de Río de Janeiro, para dar por finalizado el conflicto. Según reseñas del extinto historiador Efrén Avilés Pino, grupos militares y otras fuerzas políticas estaban en contra de esta decisión.

En este protocolo Ecuador cedía al Perú el 40 % de su territorio, a cambio de que las tropas de ese país del sur se retiren de El Oro y Loja. El descontento era general en el territorio nacional.

El 28 de mayo de 1944 se desarrolló un enfrentamiento que culminó con el gobierno de Carlos Alberto Arroyo del Río.

Publicidad

Ese día, a las 22:00, se sublevó la guarnición oficial de Guayaquil, apresando al oficial superior. Enseguida, atacaron el Cuartel de Carabineros (apegados al régimen), que estaba ubicado en las calles Cuenca entre Chile y Chimborazo, donde funciona hoy la Comisión de Tránsito del Ecuador (CTE).

El historiador Avilés, en reseñas históricas, describió que los carabineros fueron cercados por los insurgentes, quienes terminaron quemando el cuartel. Pocos uniformados lograron sobrevivir al ataque.

La rebelión se extendió hasta las primeras horas del 29.

Ante este ataque, Carlos Arroyo del Río se vio obligado a dimitir, faltando tres meses para concluir su mandato.

El 1 de junio, José María Velasco Ibarra asumió el poder, apoyado por varias corrientes políticas y ciudadanas.

Pero el 17 de julio de ese año se registró otra protesta en Guayaquil. Según reseñas históricas del colegio, varias estudiantes protagonizaron una huelga que derivó en la salida de la directora de la Escuela de Mecanografía y Taquigrafía.

Con ello se iniciaron una serie de cambios institucionales. El 20 de diciembre de ese año, el entonces ministro de Educación, Alfredo Vera, resolvió denominar al plantel como Escuela Fiscal de Comercio y Administración 28 de Mayo.

El 2 de abril de 1948 la institución pasó a denominarse Colegio Fiscal 28 de Mayo, comenzando con dos especializaciones técnicas: Contabilidad y Secretariado Español.

En el año lectivo 1963-1964 se estableció la doble jornada: matutina y vespertina, por la alta cantidad de estudiantes matriculadas en el plantel.

En 1985, el colegio 28 de Mayo pasó a ser Experimental, mediante acuerdo ministerial.

Durante décadas esta entidad acogió exclusivamente a señoritas. Desde el 2012 comenzó a aceptar a varones como parte del alumnado.

En los últimos años, el plantel oferta a sus estudiantes las especializaciones Bachillerato Internacional (BI), Bachillerato Técnico Productivo (BTP), entre otras. Debido a la pandemia de COVID-19 las clases se desarrollan de forma telemática en el presente año lectivo.

Actualmente, el colegio está ubicado en la avenida Carlos Julio Arosemena. (I)