Obreros colocaban una mezcla de hormigón para el armado de uno de los bordillos de la ciclovía que se construye sobre 600 metros en la avenida Delta, en el perímetro este de la Universidad de Guayaquil, la más grande del país con 74 000 estudiantes y 5100 docentes y personal de servicio.

Semanas atrás, una parte del cerramiento colindante con la facultad de Odontología fue demolido para el avance del proyecto Delta, un plan ideado por la alma mater y construido con dinero de la fundación municipal Siglo XXI, bajo un convenio interinstitucional. Ello avanza en paralelo a la construcción de un paso elevado peatonal y un plan de seguridad de la U.

Años atrás, la fundación municipal encargada de obras de regeneración urbana ya intervino en predios universitarios con la construcción del parque lineal que da hacia el estero Salado. Además, entregó otras obras en la avenida Kennedy y en la misma avenida Delta, en la acera de la cdla. Bolivariana.

En la actual área intervenida, Héctor Hugo, mentalizador del proyecto Delta y director de Infraestructura y Obras Universitarias de la Estatal, cuenta que la U tendrá un nuevo acceso de 7 metros de ancho para el paso de dos columnas de autos entre el edificio de Vinculación con la Comunidad y el auditorio de Ciencias Médicas.

Publicidad

Ese acceso reemplazará al ingreso tradicional de la facultad de Administración. Allí, en cambio, se construirá una plazoleta que buscará dar más espacios públicos a 8000 alumnos de esa facultad y promover actividades al aire libre.

Él resalta la iniciativa de la universidad para crear un espacio abierto dispuesto para el peatón. Según lo proyectado, se mantendrán árboles existentes y se sumarán especies, jardineras, una ciclovía, camineras y una berma de buses y autos. “Rompe este esquema tradicional de los cerramientos frente a las edificaciones, la gente puede circular con tranquilidad, yendo por la Delta pueden ir al malecón del Salado y si van a Urdesa, en una segunda fase, que irá por la Kennedy se conectará a Guayarte”, explica el arquitecto.

Además asegura que la elevada presencia de peatones evitará que el espacio sea tomado por la inseguridad. Asimismo, en la zona se instalarán cámaras, se pondrán pocos tramos de cerramiento, y los accesos directos que tenían las facultades cercanas a la vía quedarán como salidas emergentes.

En tanto, el cabildo lanzará el concurso para la adjudicación del puente peatonal que se levantará en la misma avenida en el primer semestre del próximo año, dice Freddy Granda, jefe de Planificación de la Autoridad de Tránsito Municipal, ente que estima mejoras en el tráfico de esa vía que soporta 1800 autos en “horas pico”.

Publicidad

El paso se instalará a una altura de 6 metros y dispondrá de áreas verdes y accesos con ascensores. “Se cerrará el cruce peatonal y se desmontarán semáforos en la calle Girardot, con la finalidad de que peatones y residentes crucen por el paso elevado”, cita.

Mientras tanto, Hugo agrega que en paralelo alista un plan de seguridad en los próximos cuatro meses, y también presentaron al cabildo otra etapa del proyecto Delta para replicarlo en el muro de la av. Kennedy.

Mauro Pérez, funcionario de la fundación Guayaquil Siglo XXI, citó como primordial la apertura de espacios públicos como lo ya implementado en el área universitaria del parque lineal al pie del estero. “Lo más importante es el tema de la rotura de barreras, es la forma de incluir a la universidad con la ciudad”, agregó, y aclaró que la segunda etapa aún no tiene presupuesto asignado.

A su vez, consideró que la construcción de un paso peatonal en la Delta no solucionará los problemas de tránsito. Hoy, una reja limita el cruce de peatones por dos zonas de la concurrida avenida Delta.

Publicidad

Plan para garitas, cámaras y tarjetas para seguridad en la Estatal

Los ocho accesos peatonales y vehiculares de la Universidad de Guayaquil contarán con cámaras de vigilancia, guardianía, torniquetes para registro de carnés de estudiantes, esclusas para personas con movilidad reducida y entradas de autos con tarjeta magnética.

Son parte de las características del proyecto emergente de seguridad integral que implementará la Universidad de Guayaquil en 2020. Así se busca dar más seguridad en el campus que en este 2019 registró seis estallidos de artefactos.

El proyecto, según Héctor Hugo, director de Obras Públicas de la Universidad, incluirá el soterramiento de fibra óptica para la transmisión de los videos hasta una central de monitoreo, y además la construcción de un centro de atención al usuario en el ingreso principal.

“Se garantiza la seguridad de los estudiantes, de que alguien ajeno a la universidad no va a ingresar, en el centro de atención cualquier persona ajena hace todo el papeleo sin necesidad de entrar”, agregó.

Publicidad

El proyecto costará alrededor de $6 millones, dijo el funcionario de la institución.

3 millones de dólares es la inversión municipal en proyecto de regeneración urbana en la avenida Delta. (I)