Estudiantes de la Universidad Católica dan clases de finanzas a miembros de Centros Municipales de Artes y Oficios

Construyendo Futuro. Proyecto de vinculación con la comunidad de la U. Católica
Construyendo Futuro. Proyecto de vinculación con la comunidad de la U. Católica
Los miembros de los centros reciben clases de principios contables, contabilidad, finanzas y plan de negocios, por parte de los estudiantes universitarios. Cortesía
Carolina Sánchez
5 de Marzo, 2019 - 00h00
5 Mar 2019 - 00:00

El sueño de Ricardo Sarmiento, de 44 años, es tener su propio taller de mecánica. Aunque se graduó de técnico electrónico en el Instituto Tecnológico Superior Simón Bolívar, la mecánica ha estado siempre cerca porque fue el oficio de sus familiares.

Nunca ha trabajado en un taller, pero desde hace algunos años tiene uno que adecuó en un espacio pequeño de su casa, en La Chala. No atiende al público, solo a familiares y amigos cercanos, ya que dice que primero quiere prepararse más y aprender a dirigir un negocio.

Esto lo llevó a comenzar sus estudios en el Centro Municipal de Artes y Oficios Huancavilca, en abril del 2018. El lugar capacita en mecánica a 300 personas, en su mayoría mayores de 25 años, y también les enseña a manejar su dinero y a armar las bases financieras para comenzar un negocio.

De esta última parte se encargan 83 estudiantes de la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas de la U. Católica de Guayaquil, que les dan clases de principios contables, contabilidad, finanzas y plan de negocios como parte del proyecto de vinculación Construyendo Futuro, que comenzó en mayo del 2017 y es cofinanciado por el Municipio de Guayaquil y el Banco del Pacífico.

“Al principio estaba escéptico en aprender la parte contable, me interesaba solo lo práctico, pero con el paso de las clases me he dado cuenta de lo útil que es saber manejar bien el dinero”, comenta Ricardo.

El proyecto surge a raíz de un estudio que realizaron docentes de la carrera de Administración de Empresas, entre 2015-2016, que arrojó como resultado que las personas de niveles socioeconómicos medio bajo y bajo tienen poco conocimiento del uso y manejo adecuado del dinero. Esto dio lugar a crear un proyecto que les enseñara a armar un presupuesto.

“El programa debería definirse como una transferencia social de conocimientos en el que nuestros estudiantes aprenden a armar los contenidos para transmitírselos a personas que difícilmente llegarán a la universidad, entonces mientras los miembros del centro aprenden sobre finanzas, nuestros chicos enriquecen su formación profesional”, dice Mónica Franco, vicerrectora de Vinculación.

Mercedes Baño, directora del proyecto, cuenta que los estudiantes dedican cuatro horas semanales al programa. Primero arman las clases con la ayuda de profesores de la universidad y de los centros, y luego las imparten dos días a la semana. También dan clases en los centros O’Connor Capitán Wright, Amazonas y Zumar.

El programa de clases dura dos años. Este tiempo se contabiliza como horas de prácticas preprofesionales comunitarias para los universitarios

“Aprendí mucho de ellos (miembros del centro), como que no hay límite de edad para aprender, que se debe poner entusiasmo en las clases, con la experiencia he ganado confianza en mí misma y he pulido mi habilidad para expresarme”, dice Shannon Grazzo, estudiante de Economía.

Hasta ahora casi 1.500 personas han recibido esta capacitación. Al terminar con las clases se medirá el impacto investigando cuántos negocios se concretaron y qué cambios se dieron, asegura Mercedes. (I)

Estudiantes de la Universidad Católica dan clases de finanzas a miembros de Centros Municipales de Artes y Oficios
Comunidad
2019-03-05T00:00:56-05:00
Unas 1.500 personas de centros municipales de artes y oficios se han beneficiado con este proyecto, que busca enseñarles el manejo correcto del dinero para que puedan poner en marcha un negocio.
El Universo

Lo más leído