En el colegio fiscal Hideyo Noguchi se construyó un robot para salvar vidas

Proyecto de robótica del colegio fiscal Hideyo Noguchi
Proyecto de robótica del colegio fiscal Hideyo Noguchi
El profesor Éric Pérez (i) y la estudiante Minely Idrobo muestran la parte interna de hexapo, un robot capaz de rescatar personas en desastres naturales. Víctor Álvarez
Carolina Sánchez
19 de Febrero, 2019 - 00h00
19 Feb 2019 - 00:00

Un grupo de estudiantes de educación general básica miraba fijamente a un robot con seis patas, recubierto por felpa negra, con apariencia de una araña, que se dirigía hacia ellos guiándose por el calor humano y el sonido.

Se trata de hexapo, un robot que estudiantes de décimo de la Unidad Educativa Fiscal Hideyo Noguchi armaron en un periodo de seis meses para la asignatura Proyectos Escolares, que por disposición del Ministerio de Educación todos los colegios fiscales deben tener dentro de su malla curricular.

“La idea de hacer este robot fue una sugerencia de la estudiante Minely Idrobo. Con ella hicimos un robot pequeñito que presentamos en la Feria de Ciencias del año pasado, como gustó mucho este año (considerando el periodo lectivo 2018-2019) quisimos hacer uno más grande y con mayores facultades”, dice Éric Pérez, docente.

“Pensamos en un objeto que pueda contribuir en el rescate de personas víctimas de un desastre natural, tomando como referencia el terremoto del 2016”, añade.

Aunque los diez estudiantes que integran el grupo de robótica participaron en la construcción del esqueleto del robot a base de planchas de balsa ensambladas, Matías Cañola y Minely se involucraron mucho más en la programación y detalles para equilibrar el peso del robot, que mide medio metro.

El grupo completo trabajó el armazón tres veces a la semana, en la hora de la asignatura. Además, de manera voluntaria, los sábados se reunían en la casa de Minely, de 11:00 a 16:00, a veces hasta las 18:00, para darle los acabados.

Matías y Minely fueron los encargados de presentar el trabajo en la Feria de Proyectos interna, en la que se llevaron el primer lugar, hazaña que repitieron en los torneos distritales y zonales, donde quedaron finalistas de entre 34 proyectos de instituciones públicas y privadas. En el campeonato zonal, que fue en noviembre del 2018, no ganaron, pero recibieron un diploma de reconocimiento.

“Al verlo listo me sentí relajada, sentí un gozo tremendo de haber cumplido lo que tanto quería. Mi papá, que es ingeniero industrial, nos ayudó con indicaciones para armarlo y programarlo, y mi mamá, que es costurera, se encargó de la decoración”, cuenta Minely.

La construcción del robot se logró por autogestión, con venta de dulces, tómbolas y rifas que se organizaron internamente. Se recaudaron $ 300.

“Estamos orgullosos porque aunque no conseguimos llegar a la final demostramos que un colegio pequeño, con pocos recursos, puede alcanzar un sueño”, concluye Éric. (I)

En el colegio fiscal Hideyo Noguchi se construyó un robot para salvar vidas
Comunidad
2019-02-19T00:00:56-05:00
Matías Cañola y Minely Idrobo se encargaron de la programación de Hexapo, un robot que es capaz de rescatar personas víctimas de un desastre natural.
El Universo

Lo más leído