Viviana Muñoz bailó en reemplazo de Cinthya Coppiano al ritmo de Señorita, de Camila Cabello, en una versión de bachata. La sensualidad y el color rojo dominaron el escenario, que incluyó una cama, pero no logró “hechizar” al jurado.

No me lo puedo callar, no me gustó. Leo (el bailarín) estaba llevando bien a Viviana, pero creo que hay que trabajar mucho en la estética y elegancia de la bailarina, había cosas que estaban fuera de tono, había pasos de bachata, pero siempre hay que mantener la elegancia”, comentó Yadira Ramón. Francisco Pinoargotti destacó la calidad del espectáculo, aunque admitió que su expectativa por la presentación fue disminuyendo mientras avanzaba. En total, Viviana alcanzó solo 31 puntos.

Fallin’, de Alicia Kiss, fue el tema elegido por Gabriela Pazmiño Yépez para su presentación, que empezó simulando a una cantante con un ajustado vestido rojo, que luego se transformó en un vestuario más sensual. “Ya está más ligera, haces tus cargadas sin temor, ya te lanzas”, reconoció la jurado María Fernanda Ríos. Sin embargo, Ramón sí le sugirió mantener la elegancia al caminar y poner atención en la postura de sus brazos.

La última participante fue Joselyn Encalada con el tema I see Red, de Everybody Loves An Outlaw, quien destacó frente a los jueces, pero su esfuerzo le ocasionó una contractura muscular y tuvo que recibir atención médica. Sin embargo, todo terminó en celebración cuando Joselyn alcanzó el puntaje más alto de la historia del programa: 41 puntos.