Paris Hilton fue una de las estrellas jóvenes más sonadas en los años 2000. Su estatus económico y círculo social hicieron de ella uno de los referentes del mundo elitista, pero sin más complicaciones que comprar e irse de fiesta. Entre sus personas más allegadas estuvo Kim Kardashian, con quien aún tiene una amistad; sin embargo, en ese tiempo era Kardashian la asistente de Paris Hilton. Ella es la bisnieta de Conrad Hilton, fundador de Hilton Hotels & Resorts.

Fiestas y dramas formaron parte de la vida de la estrella, por lo que tuvo un alejamiento de su familia y también perdió parte del apoyo económico. No obstante, encontró en su personalidad una fuente lucrativa, y los programas de telerrealidad se convirtieron en plataformas para seguir exponiéndose ante el público. The simple life fue el primero que realizó, en el que mostraba su vida junto con su amiga de la infancia Nicole Richie. Para el programa, las chicas millonarias dejaron de lado su vida de glamur para trabajar en lugares comunes y ganar su propio dinero. También estuvo en Paris Hilton’s My New BFF, otro reality show en el que buscaba una nueva mejor amiga, pero no salió nada bien. La única que logró estar cerca de ella y sus otros amigos fue Brittany Flickinger, pero su supuesta amistad duró poco, ya que habló a los medios hasta de su vida amorosa.

Paris in Love es el programa que mostrará por NBC los preparativos de la boda de Paris Hilton, quien se comprometió en febrero (el día de su cumpleaños número 40) de este año con Carter Reum. Su anillo: una joya que fue especialmente diseñada para ella por Jean Dousset, bisnieto de Louis Cartier. El valor de este rodea el millón de dólares.

Para finalizar la lista de programas que ha protagonizado la diva, está En la cocina con Paris Hilton. Este no será un programa de telerrealidad como tal, sin embargo, Hilton nos llevará a la cocina de su casa para preparar variadas recetas y demostrar sus no dotes culinarios. “Un espacio en el que Hilton hará gala de su falta de destreza entre fogones. Le dará la vuelta al concepto tradicional de programa de cocina. No es una chef experimentada y tampoco lo pretende; quizá consiga así manejarse dentro de una cocina”, ha planteado Netflix, la plataforma de emisión en continuo por donde se podrá ver el contenido.

“Hilton se presenta como una mujer glamorosa que simplemente busca expandir su repertorio más allá de nachos, lasaña y tomas de gelatina, pero en su ‘¿qué es una licuadora?’ la ineptitud se siente más apropiada para una chica drogada de poco más de 20 años (la edad de Hilton en su apogeo) que para una mujer de 40 años (su edad actual)”, criticó el The New York Post.

Por su parte, Variety apuntó: “El problema, para Hilton, es que Cooking With Paris es un desastre, una situación absolutamente poco atractiva que muchos espectadores dejarán de escuchar antes de que termine el primer episodio. No tengo ninguna razón para no creerle a Hilton que cuando está frente a la cámara, exhibiendo una indiferencia que es impresionante en su extremo, está haciendo una actuación”.

Las reseñas no han sido favorables, y a pesar de que Hilton invita a cenar a celebridades como su amiga Kim Kardashian, el show, al parecer, no logra tener verdadero encanto. (E)