La ‘prensa rosa’ ecuatoriana ya no tiene una sola soberana. El título que años atrás los cronistas de espectáculos le entregaron simbólicamente a Marián Sabaté ya no solo recae en ella. Hace cinco días, Dora West recibió de sus compañeros de programa una corona con la que fue nombrada ‘la nueva reina de la prensa rosa’. Consciente de que esta ‘proclamación’ que se dio en el set de En contacto generaría comentarios a favor y en contra, West conversa con este Diario sobre su actual cargo y el estreno de Los hackers de la farándula, la producción por la que apuesta Ecuavisa en su programación de las tardes.

“Es algo que no nació de mí, esto fue algo que nació de los chicos que hacen farándula, de los reporteros de farándula que van a ocupar un espacio cada uno en Hackers, y debo admitir que yo le guardo un gran cariño, un gran respeto y admiración a Marián Sabaté, y para mí, ella es la reina de la prensa rosa, por ahí voy a partir, pero debo admitir también el título que me lo otorgan ellos. No me estoy autodenominando, ni autocoronando, ni autoproclamando yo la reina de la prensa rosa. Primero, lo recibí con mucho humor cuando los chicos dijeron eso y, luego, si ellos consideran eso, no me queda más que ser agradecida. Básicamente, decir que no existe una sola reina en el mundo”, sostiene la también presentadora de En contacto.

En esta producción dirigida por Pedro Café, West tendrá la función de moderadora del equipo de panelistas que integran Santiago Castro, Reinaldo Vásquez, Leonardo Quezada, Poncho Quintero y Dieter Hoffmann.

Publicidad

“Yo seré quien lleve la conducción, desde que me inicié en farándula, hace muchos años, en el desaparecido Jarabe de pico, siempre tuve presente que no tenía la última palabra en nada. Mi criterio es mi criterio y no me hace la dueña de la verdad, ni mucho menos. Yo creo que cuando uno parte de ese concepto para emitir un comentario va teniendo las cosas claras, porque imagínate tú, opinar de la vida de alguien más, creyéndose dueño de la verdad, está completamente equivocado. Creo que nunca lo hice antes, no lo he hecho y no lo haré, no va conmigo eso. En este espacio de hackers voy a ser la moderadora, creo que con tremendos monstruos que voy a tener al lado no voy a tener que emitir un comentario a no ser que sea estrictamente necesario, pero creo yo que más bien es un tema de moderar, de llevar el programa”, recalca.

La artista de 38 años asegura que su esencia en televisión está intacta. Ella se muestra en cámaras, según dice, tal como se desenvuelve cuando está fuera de pantalla. “Nunca me contengo, lo que hago siempre es emitir un comentario con respeto, no me contengo ni trato por las apariencias, no. La frase ‘quien con lobos se junta a aullar aprende’ vendría bien para una persona que recién empieza o que no tiene un carácter formado y aunque obviamente uno va aprendiendo día a día algo nuevo y aunque obviamente no me las sé todas, tampoco creo que me puedo dejar influenciar ni al juntarme con lobos aprender a aullar. Yo tengo una personalidad y un criterio que siempre respaldo con firmeza y no creo que eso influya en mi opinión. Nunca me ha gustado ser a la que le ponen el sonido de bombazo o la que lanza un comentario venenoso. No ha sido mi esencia, no ha sido mi formato de llevar la farándula. No lo ha sido antes, no lo será ahora, no creo que tengo que pelearme con los otros presentadores ni reporteros de farándula por un puesto. Yo creo que cada uno de ellos tiene una personalidad bastante fuerte, eso sí, cada uno de ellos tiene su forma de llevar el espectáculo y la farándula y la respeto”, agrega.

Inmersa en la televisión desde el 2008, aproximadamente, West aclara además que ella nunca ha dejado de lado la farándula y el entretenimiento. “De alguna manera siempre he estado inmiscuida en la farándula, solo la dejé cuando estuve en TC (Televisión) con una producción nacional (Calle amores). Digamos que terminó Jarabe de pico, donde hice seis años seguidos farándula como tal, luego vino la actuación y luego vino En contacto, que ingresé en primer momento para hacer el segmento de farándula y ya luego con la aprobación y la oportunidad de la directora Betty Mata me fui, de alguna manera, abriendo espacio para otros segmentos dentro de En contacto”, menciona.

West es la única mujer en el panel de esta producción que se enfocará en noticias de entretenimiento y de personajes vinculados a esta área. “Yo creo que es interesante que Ecuavisa le apuesta una vez más a un producto nacional, eso es importantísimo en todo sentido, por abrir un campo laboral para gente nuestra, para seguir apostando a lo que hacemos acá en Ecuador. Soy la única mujer entre tantos hombres que son los panelistas y rompemos también el estereotipo de que las mujeres somos las chismosas, acá encuentras a todos los hombres chismeando”, agrega.

Publicidad

El programa Los hackers de la farándula estará en el horario de 14:00 a 15:00, en la franja en la que estaba el reality Siéntese quien pueda, que tenía como una de sus participantes a la ecuatoriana Alejandra Jaramillo.

“Yo me siento muy a gusto en En contacto, si me veo creciendo profesionalmente, me veo creciendo en En contacto, y este va a ser un tema extra, aparte, no es que voy a dejar de estar en En contacto. Disfruto del cariño del público, lo bueno de una revista matinal como En contacto es que todos los días hay algo nuevo que tratar, no solo es entretenimiento y es algo en lo que me siento tan cómoda que no quiero dejarlo de lado. Y cuando me propusieron hacer Hackers lloré muchísimo porque considero que no necesitas ser malo para hacer farándula, que siempre es rechazada, pero cuando entiendes que el espectáculo es una manera también de impulsar a los famosos de cada país, y que a veces se refieren a ellos como famosillos y no es así, este es nuestro Hollywood, son nuestros famosos, esto es lo nuestro, lo que tenemos y de lo que hay que hablar. Se puede hacer farándula con respeto”, refiere. (E)