Casi diez años después de que terminara la serie infantil iCarly (2007-2012) su protagonista, Miranda Cosgrove, decidió no solo revivir la historia, sino reinventarla a través de sus nuevas experiencias personales y como productora ejecutiva de la segunda parte homónima.

“Empecé este programa cuando tenía 13 años. Cuando Nickelodeon me dijo que querían hacerme un programa y me contó la idea, fue un momento interesante en mi vida, nunca imaginé que sería una estrella”, dijo este lunes a EFE la actriz en una mesa redonda virtual con medios latinoamericanos antes del estreno de la serie en la región.

En aquel entonces la actriz vivió la noticia con mucha novedad y sobre todo aprendizaje, pues aunque había sido parte de la serie Drake & Josh (2004), era una responsabilidad tener su primer papel protagonista.

Sin embargo, su edad no le permitió involucrarse demasiado en el aspecto creativo de la serie y casi diez años después se anima a revivir la historia desde su propia visión profesional.

Publicidad

“Soy productora ejecutiva del programa, estoy haciendo cosas que nunca hice en la serie original, pude hablar con los escritores antes para los guiones, ayudé en el castin, estuve en la edición de los capítulos, cosas que nunca me imaginé que pudiera haber hecho antes”, también respondió a EFE la actriz desde Los Ángeles (EE. UU.).

Pero Miranda, de 28 años de edad, no solamente ha podido plasmar el aspecto profesional en esta segunda etapa de su personaje Carly Shay, sino que así como hace casi una década compartió con Carly diversos aspectos de su vida real, la actriz pretendía replicar este fenómeno.

“El primer beso, las primeras citas, tener la primera pelea con mis mejores amigos, todo eso lo viví a la par que Carly lo vivió, quería que eso pasara de nuevo aun cuando la serie fuera para adultos esta vez”, dijo Cosgrove.

Fue precisamente el transportar la historia a la adultez uno de los retos más grandes de Miranda, pues tuvo que hacer un balance en el tono “tonto, absurdo y raro” que caracterizaba la serie, para que dejara de ser infantil, pero a su vez, mantener esa esencia y manejar contenido apto para todo el público.

Debido a ello, en la serie se hablan de temas incluyentes como la diversidad sexual, las nuevas concepciones de la familia, el matrimonio y los fracasos.

Miranda también confirmó que la serie, que fue estrenada este sábado por Paramount+ en Latinoamérica, tendrá una segunda temporada en donde buscará que más miembros originales de la serie se sumen a esta nueva etapa de iCarly. (E)