El episodio ‘El día que me quieras’ se inicia con un Luis Miguel (Diego Boneta) deprimido por la muerte de su mánager, Hugo López. “A mi papá le importaba mi carrera, a Hugo le importaba yo”, confesaría más adelante. “Y cuando pierdes a alguien así...”.

Su tristeza hace que falte a las reuniones de planificación de su siguiente disco, para el cual han invitado nuevamente al maestro Armando Manzanero (1935-2020), con quien ya había producido el exitoso Romance (1991).

“Tienes que cantar algo que hable sobre lo que sientes, úsalo”, le aconseja Manzanero en una charla privada al cantante y poco a poco llegan a un acuerdo sobre el contenido del nuevo álbum, que a diferencia del anterior no incluyó solo boleros. En este sentido la participación de Kiko Cibrián, productor de Aries, fue esencial.

Su abuela paterna continúa en su lucha por recuperar la custodia de su nieto menor, Sergio Basteri, y amenaza a Luis Miguel con revelar información de su vida privada si no accede a sus peticiones. Asegura que los medios están muy interesados.

Avanzando en el tiempo, su hija, Michelle Salas (Macarena Achaga), tiene la esperanza de pasar Navidad junto a Luis Miguel, aunque el mejor amigo de su padre, Mauricio Ambrosi (Fernando Guallar), le advierte que reduzca sus expectativas porque El Sol siempre suele tener otros planes para esas festividades.

Sin embargo, la aparente indiferencia de Luis Miguel tiene explicación en la fecha de nacimiento de su madre, Marcela Basteri, nacida el 10 de diciembre de 1946.

El cantante también encuentra una aparente respuesta detrás del misterio del accidente que le causó una seria lesión de oído. Aunque le sorprenderá saber que el responsable está dentro de su propia oficina. (E)