La vibra artística y colorida de Guayaquil. El mejor dulce de tres leches que ha probado en Latinoamérica, que no es solo un dulce de leche, sino de tres leches, three!”. Que aún lo recuerden y lo celebren por Star Wars, algo que a estas alturas de su vida ya no le pasa seguido, confiesa. Dormir envuelto por el bosque tropical de la reserva Jama-Coaque y acurrucado por el canturreo de aves endémicas y los susurros de mosquitos. Y los sombreros Panamá más suaves que ha rozado, como la seda, porque son los originales de Montecristi.

Estas son las experiencias que el actor Ewan McGregor apreció por su paso en Ecuador en el 2019 y las recuerda en el capítulo 8 de la serie documental El mundo en moto: rumbo norte (Long way up).

Como muchos guayaquileños recuerdan, así como los privilegiados que lograron sacarse selfis con el mismísimo Obi-Wan Kenobi (su personaje en La guerra de las galaxias) cuando se paseó por Las Peñas y la escalinata del cerro Santa Ana, McGregor visitó el país como parte de su recorrido para las crónicas grabadas que conforman este proyecto de dar la vuelta al planeta en dos ruedas.

Las motos han sido su pasión desde siempre, su escape del trabajo y la fama y su medio de meditación, dice el intérprete escocés en el episodio de preparación, por lo que se le ocurrió hacer este programa para honrar la mayor afición de su vida y simplemente para explorar y conocer personas de todo el mundo, en su sentido literal. En aras de la aventura.

Las travesías de McGregor se han registrado en tres series documentales que se pueden ver en la plataforma Apple TV; de hecho, Long way up es la más reciente, estrenada en el 2020. Esta versión cuenta en once partes sus anécdotas y esfuerzos durante tres meses en América del sur y Central, para ir desde la congelada Ushuaia, Tierra del Fuego (Argentina) hasta Los Ángeles, California. Cada capítulo resume sus actividades en cada país, que cierra y abre cruzando cada frontera.

Su primera excursión se documentó en Long way around, en el 2003, que relata su hazaña de dar la vuelta al globo terráqueo (por eso el nombre, around) yendo de Londres a Nueva York, por el oriente. Desde esa misma ciudad británica luego inició un segundo trayecto, esta vez hacia el sur, por Europa y África, en el 2006. Se llamó El mundo en moto: la aventura continúa o Long way down.

Ewan no va solo en las carreteras, lo acompaña en estas andanzas internacionales el actor Charley Boorman, a quien conoció en las grabaciones de El beso de la serpiente (1997), en la que, dice el escocés, se convirtieron en los mejores amigos. Y aún lo son.