Tiene 22 años. Por las venas de Fiona Palomo corre sangre artística. Y como reza el dicho popular ‘lo que se hereda no se hurta’.

Es hija de la cantante y actriz Carina Ricco y del recordado actor Eduardo Palomo. A su corta edad ha dado grandes pasos en la actuación. Debutó a los 14 años en la serie Gossip Girl Acapulco, en la cual actuó junto con su madre. Actualmente se la puede ver en la serie Control Z de Netflix, actuó en la película Ligando padre, protagonizada por Mauricio Ochmann y Sandra Echeverría. Desde la Ciudad de México, la actriz conversó con este Diario.

No hay un momento exacto en el que decidió inclinarse por la actuación, pero tiene claro que desde bebé ya jugaba con plumas frente a un espejo, ahora sabe que hacía una forma de monólogo frente al espejo. “Creo que fue algo (la actuación) que siempre quise hacer, siempre me llamó la atención, más que nada porque me causaba mucho alivio, me permitía respirar el crear otra realidad...”, relata y agrega que también juega un papel muy importante el haber crecido en medio de artistas.

Publicidad

“Y por más de que como una niña chiquita no lo registres como tal, estoy segura de que me marca ver a mi papá de repente, de pelo largo y lleno de cosas, y a mi mamá con instrumentos todo el día y cosas así, claro que te marca y te acompaña, y ellos son una gran inspiración para mí como artistas y más que nada como seres humanos, son un maravilloso ejemplo de lo que me gustaría llegar a ser y crecer, y tener esa humanidad y ese corazón así, es una mezcla, lo llevo conmigo, sin duda”, expresa.

Aunque hay esa sensación de “querer correr más rápido de lo que ya estás ahí” al encontrarse en el set con colegas de trayectoria, sabe que debe ir con calma. “Los espacios son necesarios, es decir, respirar un poco y dejar a un lado todo esto, pero cuando no nos toca trabajar, seguirte preparando, tener disciplina... para que cuando llegue ese momento te sientas por lo menos de que estás haciendo lo mejor posible...”, dice.

Explorando géneros

Se siente afortunada de haber realizado personajes tan distintos y al mismo tiempo en géneros diferentes. María en Control Z; Aline en Ligando padre; y ahora Valeska, en La negociadora. “Eso está bien padre, te permite no quedarte dentro de cierta caja... y ya en una etapa tan temprana poder ir sintiendo lo que es una serie de suspenso y acción, y un thriller policiaco como La negociadora; lo que es algo más juvenil como Control Z; con Mauricio fue un reto enorme la comedia para mí, entonces, por un lado te alimenta y te hace crecer muchísimo como actriz y son muchos retos, es tener que tocar cosas que no conocías por más de que tengas mucha preparación o mucho estudio”, señala.

Publicidad

Resalta que con cada uno de los proyectos ha aprendido. “Estar con mis compañeros en Control Z, tener toda esa experiencia de comunicarle a un público, a las generaciones más jóvenes sobre el tema del bullying, de las redes sociales, lo fuerte que es esa realidad, porque es muy fuerte contarla, y sentir mucha responsabilidad con eso. Ahora con La negociadora fue un grupo increíble y tan profesional...”, apunta.

Trabajo más reciente

Su más reciente trabajo es su participación en la serie La negociadora, estrenada en Claro Video, proyecto que llegó de manera inesperada. Recién había llegado a la capital mexicana desde Los Ángeles, en donde estaba estudiando actuación. En Ciudad de México estaba conociendo oficinas de casting y de pronto le llegó la propuesta de si deseaba ingresar a “castear” para el personaje y que ahora se la puede ver como Valeska.

Publicidad

Sobre su papel cuenta que es una estudiante que se encuentra realizando pasantías y en el primer día ocurre un secuestro dentro del edificio, donde ella será una de las rehenes.

“Es increíble formar parte de este proyecto (La negociadora) y trabajar con ellos (Bárbara Mori, Ana Layevska, etc.), en una etapa tan temprana de mi carrera es un honor enorme, desafortunadamente no me tocó estar en escena con muchos de ellos, pero solo ser parte de poderlos ver en pantalla y hacer parte de esa misma historia aprendes muchísimo...”, dice.

“Ya llegar al set y estar ahí con todos es completamente distinto, entonces siento que no hay preparación completa para ese momento y es bien bonito eso, es emocionante, tienes que enfrentar otras cosas y más que nada diría que me llevo mucho por un lado humano, todos han sido grupos muy distintos en estos proyectos”, agrega.

Honrando a su padre

A su padre, dice, lo tiene muy presente siempre y más al seguir la misma línea como actriz. “Me pasa algo muy bonito desde chica que la gente y las historias que tienen, las anécdotas lo mantienen vivo de alguna forma y al menos lo que dejaba a nivel humano... Sé que es grande por su trabajo, sé que es igual de grande si no es que más por cómo era como ser humano y creo que eso se le queda muy marcado a la gente...”, dice.

Publicidad

Asimismo, asegura que sigue el ejemplo de su papá en muchos temas. “Es un gran ejemplo a seguir, sin importar en dónde esté, uno nunca debe perder esa humanidad, no perder los pies del suelo y soñar mucho, y hacer lo que uno ama con esa dedicación y con ese trabajo y disciplina”, afirma. (I)