Las situaciones extremas parecen mucho más angustiantes si se producen dentro de un espacio reducido, comprimidas y sin vías de escape, lo cual permite que un guion pueda llevar a sus protagonistas hasta el límite máximo de su resistencia, astucia y emociones.

Así han triunfado inolvidables películas de acción y suspenso como Alien, el octavo pasajero (1979, con Sigourney Weaver), Duro de matar (la original de 1988, con Bruce Willis), Avión presidencial (1997, con Harrison Ford como el presidente de Estados Unidos).

Y, claro que todo luce mucho más interesante si incluimos personajes sobrenaturales.

La estrategia es aplicada en un reciente estreno de Netflix, lanzado el 23 de julio. La película británico-alemana Cielo rojo sangre narra la historia de Nadja (Peri Baumeister), una joven madre que oculta un oscuro secreto: es un vampiro que, por cierto, busca la manera de liberarse de esa maldición con la ayuda de la ciencia.

Publicidad

Para buscar una cura, ella y su hijo Elías (Carl Koch) toman un vuelo nocturno desde Alemania hacia Nueva York, donde intentarán ayudarla con un tratamiento experimental. Pero todo se complica enormemente cuando el avión es secuestrado por un grupo de terroristas liderados por Berg (Dominic Purcell, el hermano mayor de Prison Break).

Gracias a sus medicamentos, Nadja ha logrado mantener en control su apariencia demoniaca, su fuerza brutal e instinto asesino, pero esta nueva amenaza pone en riesgo la vida de su pequeño hijo, así que para rescatarlo deberá liberar a la sangrienta bestia que esconde en su dulce apariencia maternal. Todo apunta a que volverá a probar sangre.

Película 'Cielo rojo sangre', de Netflix.

El portal especializado Rotten Tomatoes la califica con 59 % de aceptación de la audiencia, con más de 250 reseñas, y una elevada nota de la crítica: 82 %, con 22 opiniones, incluidas las siguientes:

Lee McCoy, crítico del portal DrumDums, escribió sobre esta película: “Con una tensión mordaz y mucha sed de sangre, (la historia) prácticamente se escribe sola. Hay una buena combinación de géneros favoritos como 30 Days of Night (el estilo) y Train to Busan (el corazón)”.

Leo Brady, experto de AMovieGuy.com: “Puede que no haya un pensamiento mucho más profundo al entrar en Blood Red Sky, pero esta es una película de vampiros emocionante que se eleva por encima de las nubes y causa estragos en un avión Boeing 747”.

Sarah Bea Milner (Sreen Rant) califica: “Combina suspenso de acción y suspenso con terror y, aunque nunca supera las fórmulas de ninguno de los dos géneros, Blood Red Sky sigue siendo divertida”. (E)