Andrés y Renier llegaron a la casa de El poder del amor con un nuevo look. Ambos se habían tinturado el cabello con un color rubio. Sin embargo, las cosas no estuvieron muy bien para Renier, quien mantuvo una discusión con su pareja, Melissa, pues no le gustó ni un poco que él optara por irse de paseo con sus compañeros el fin de semana.

“¿Ahora no tengo derecho a salir? ¿Quién eres tú para impedírmelo? ¿A qué se deben tus inseguridades?” fueron algunas de las preguntas que le formuló Renier.

Ambos pidieron colocarse en los zapatos de cada uno. Mientras que Melissa le dejó en claro que él no puede salir. “Usted acá no tiene amigos”, le recalcó.

El participante dijo que esos comportamientos son propios de una relación tóxica, y que él no iba a admitir eso. Al paso de los minutos, ambos insistieron en ofrecerse disculpas, algo que, luego de mucha insistencia, hizo Melissa.

Publicidad

“Me voy a disculpar, porque de pronto sí usé una palabra que pudo herirte, ofenderte o dañarte... Te pido disculpas porque fui grosera”, le dijo la colombiana de 30 años.

“A veces no mides las cosas por impulso... A veces te pido confianza, que me dejes de ser (...), contigo quiero estar, pero yo no puedo estar en una relación donde haya siempre estos problemas”, refutó Renier.

El mayor problema fue porque el sábado decidió salir solo a las doce de la noche a tomar. “Yo no sé qué hace un hombre saliendo solo un sábado de noche”, cuestionó Melissa.

En tanto, continuaron los comentarios respecto a la sinceridad de Miguel con Andreína. El panameño expresó que le molestó que sus compañeros insinuaran que él aún guarda sentimientos por Griss. Además sospecha que todo empezó por las indirectas que Ricardo empezó a hacer desde hace una semana.

Publicidad

“Como compatriota te hago un llamado de atención para que dejes de indisponer a las parejas y comiences a vivir tu vida feliz y a conseguir una pareja... aquí se busca el amor, no la pelea”, le reprochó Andreína a Ricardo. Al mismo tiempo, la ecuatoriana se enfrentó a Kim, a quien le dijo que “parece un juguetito” por dejarse llevar por comentarios por otros.

En tanto, Édgar y Claudia arreglaron sus diferencias. Claudia aprovechó la ocasión para pedir disculpas a Édgar. “Hemos hablado un poco el fin de semana. Sí, me toca aceptar que tengo que bajar la guardia...”, expresó la boliviana.

“Para mí es un lindo paso personal aceptar que me estoy equivocando”, añadió la Piña.

Del mismo modo, se recordó la partida de Sebastián y como era de esperarse, Shirley fue cuestionada al respecto. “Definitivamente no ha sido nada fácil, todo es un proceso... siempre lo voy a recordar con cariño, lo quiero muchísimo. Es alguien que ocupa y va a ocupar un lugar para siempre”, dijo la peruana,

Publicidad

Pero la sorpresa ocurrió minutos antes de que el programa culminara, pues invitaron a Sebastián a la casa. La conductora Vanessa Claudio explicó los motivos. “Aún no ha terminado su misión dentro de El poder del amor, aún tiene el derecho de dar su voto para determinar a los ganadores de la final de El poder del amor. Su nombre ya no va a aparecer en la lista de votaciones de la gala, tampoco podrá dar un voto para eliminar a alguien en la gala. Tu voto solo se dará en la gran final”, detalló Claudio.

A Sebastián le dieron la opción de regresar a su país y dar su voto por videollamada. Pero el colombiano decidió quedarse las tres semanas que quedan del programa, algo que fue celebrado por sus compañeros. (E)