Carolina, ingeniera en Administración Hotelera y Turística, fue la eliminada de esta semana en el reality de cocina MasterChef Ecuador (Teleamazonas). La cocina emocional, que fue la temática del episodio, fue el punto débil de la competidora quiteña, cuyo postre y plato salado recibieron la mayor parte de las críticas.

El invitado fue el chef Jerome, quien repartió generosamente recomendaciones que algunos -como César- fingieron no escuchar. En la primera parte de la ronda, Jerome pasó por las estaciones de todos, aconsejó a algunos calmarse, limpiar sus áreas de trabajo y simplificar las cosas; en el caso de María Laura, observó sus “manos de cocinera”; rechazó oír las excusas de César, y declaró que el problema de los concursantes es poner la estética por encima del sabor... y que no saben pelar las legumbres.

Este último comentario fue para Wilson, quien de todas formas tuvo buen trabajo y buena suerte. Su primer plato, Amor sin fronteras, apenas sufrió de una falta de equilibrio entre la salsa y la proteína.

El próximo viernes se conocerá el 'top ten' de la tercera temporada de 'Masterchef'.

El pastel de María José, relleno con crema de avellana, compota de frutos rojos y almendras, le valió una felicitación por su talento, pues logró hacer un bizcocho en 45 minutos, algo nada fácil, a pesar de que se le pasó la mano con los rellenos y la decoración no superó la prueba de todos los jueces. Ella fue la primera en subir al balcón, donde la esperaban Andrés y Alberta.

Publicidad

Sorpresivamente, junto con ella fue salvada María Laura, por iniciativa del chef Rausch, que decidió que su plato sí le transmitía la emoción que le había sido encomendada (la tristeza).

Ernesto quiso hacer un goulash, y terminó con una carne demasiado cocina con un risotto algo crudo y espárragos sin pelar. “No tengo idea, no entiendo qué pasó, este es un plato que he hecho miles de veces; todo lo que podía salir mal, salió”, aceptó.

Kléver sufrió con su primera propuesta, un risotto que fue declarado ‘casero’. Así que volvió a la cocina para hacer un lomo en salsa de vino tinto, costra de frutos secos con ají y mantequilla. “Kléver piensa mucho en su estómago”, explicó Irene, por el tamaño del corte de carne. Pero todos le dieron reconocimiento por la salsa. “No sé quién te enseñó a hacer esa salsa, pero está muy buena”, dijo Jerome. El chef Rausch celebró la costra con cacao. “Le da una vuelta al plato”. Le aconsejaron ser más liviano y seguro de sí mismo, y lo devolvieron al balcón.

Wilson llevó su plato Nostalgia, con fondo de vegetales, pulpa de cangrejo y calamar. “Realmente está muy bueno, pero la costra tenía que ser mucho menos gruesa”, y la porción de pescado excedía lo esperado, igual que con Kléver. La chef Carolina alabó todos los otros elementos del plato. “No hay mucho que criticarle”, resumió Rausch.

El plato de Wilson fue declarado el mejor del episodio.

César dijo no sentirse complicado ni temeroso, y decidió salirse con la suya. Fue al reto de eliminación con un lomo troceado al vino y puré de zanahorias. “Siento que puedo subir al balcón. Irradia alta cocina”. Pero terminó decepcionado y confundido porque le faltó lo esencial, un jugo o salsa. “El puré no aporta humedad, sino untuosidad”, puntualizó Rausch. El lomo estaba en su punto, pero la falta de salsa se hizo sentir. Le advirtieron ponerse a la altura de la competencia.

A Daniela no le fue tan bien; primero su uso de la crema de coco le causó problemas (”es una trampa para que los que no tienen cerebro la usen otra vez”, le soltó Rausch). En el segundo intento, su guarnición fue buena, así como la cocción del pescado; tuvo pocas críticas, y le dieron luz verde para seguir en la competencia.

Publicidad

Carolina fue criticada primero por un bizcocho seco; y en la segunda ronda fue nuevamente reconvenida por excederse en el coco seco, que le dio a su plato un aspecto un poco sucio, a pesar de que el langostino tenía buena cocción. La pastelera se fue con la frase “Resbalón no es caída, me siento agradecida”. Su personalidad alegre fue halagada por los chefs, y se fue haciendo reverencias, prometiendo continuar con su carrera en la cocina.

Carolina presentó un encocado de camarón excesivamente dulce.

Además de ella, salió de la competencia Raquel, quien sufrió una fractura y tuvo que despedirse.

Mientras tanto, Rescate Animal Ecuador continúa con la campaña #TeleamazonasDiscúlpate, que desarrolla junto con otras organizaciones animalistas y ambientalistas del país. “Los medios internacionales se hacen eco de lo que hizo @teleamazonasec con la fauna silvestre. Seguiremos contando los días”. (E)