Better Call Saul, la serie que cautivó a los fanáticos de Breaking Bad, llegó a su fin tras siete años de transmisión. El spin-off que protagonizó Bob Odenkirk interpretando al abogado Saul Goodman tuvo seis exitosas temporadas que representaron la precuela a la historia de Walter White y Jessee Pinkman.

La serie, que está disponible en Netflix, se dividió en dos partes. Sin embargo, los espectadores no pudieron pasar de largo el capítulo 9, de suma importancia para la consolidación del personaje de Saul Goodman.

En este episodio, titulado “Diversión y Juegos”, Jimmy McGill se transforma completamente en Saul Goodman tras ser abandonado por su esposa, la también abogada Kim Wexler. La pareja, que inició en el narcotráfico como un “juego”, está viviendo las consecuencias de sus crímenes, como el asesinato de Howard Hamlin y la ruina de su estudio de abogados.

GREG LEWIS/AMC/SONY PICTURES

Aunque McGill empezó a usar el alias de Saul Goodman en el inicio de la quinta temporada, aún no hacía la transición completa a ser un criminal (y abogado). Pero los últimos capítulos de la sexta temporada, más violenta que las anteriores, dan paso a su nueva persona.

Publicidad

Es aquí cuando Jimmy McGill cambia por completo su nombre a Saul Goodman y se convierte en el personaje que los aficionados a Breaking Bad ya conocen. Será un abogado sin escrúpulos, motivado por el dinero, el placer y el poder, sin nada que lo vincule a su tumultuoso pasado, aunque es obvio que el nombre que usa no es su nombre verdadero.

(E)