La producción surcoreana El juego del calamar se ha convertido en una de las populares de Netflix, siendo calificada como el estreno más visto de su historia.

La historia de la exitosa serie consiste en que personas endeudadas de Corea del Sur participan por 38 millones de dólares, para lo cual deben salir victoriosas en una serie de juegos infantiles, sin embargo, quienes fracasan mueren.

Este concepto no habría sido usado por primera vez en este programa, estrenado el 17 de septiembre de 2021. Internautas apuntaron que la trama tiene bastantes similitudes con una película japonesa llamada As the Gods Will, que es una adaptación a la pantalla grande del manga del mismo nombre (en japonés Kami-sama no Iu Tōri).

(Advertencia: el tráiler tiene escenas que pueden ser incómodas para algunos espectadores)

Publicidad

El argumento de esta película trata de que estudiantes de una secundaria de Japón se ven obligados a participar en una serie de juegos infantiles para sobrevivir, ya que quienes pierden fallecen.

La similitud más clara entre estas producciones asiáticas es el primer juego: luz verde, luz roja.

Si bien en El juego del calamar los participantes pasan a la siguiente ronda cuando cruzan una línea mientras la muñeca gigante que los vigila está volteada, en este largometraje solo hay un ganador por grupo y es quien aplaste el botón que se encuentra en la espalda de una figura que los observa.

En este caso, en lugar de eliminar a los perdedores de un disparo, su cabeza estalla.

El segundo juego de la película consiste en ponerle el cascabel al gato. Solo que en este caso el gato es un gigantesco ‘Maneki-Neko’ (gato de la suerte japonés) que puede aplastar o devorar a los estudiantes que encuentre.

A lo largo de la película aparecen más juegos tradicionales, igualmente peligrosos y relacionados con el folklore japonés, como una gallinita ciega con muñecas niponas tradicionales llamadas kokeshi, oso blanco con el que se debe jugar verdad o mentira, y un juego de patear una lata (una versión de las escondidas).

Acusaciones de plagio

Debido a estas similitudes, varias personas acusaron a Netflix de plagiar As the Gods Will, pues la película se estrenó en 2014 y el manga que inspiró este largometraje se lanzó en 2011. Sin embargo, Hwang Dong-hyuk, el creador de El juego del calamar desmintió estos rumores.

Según recoge BBC, Hwang dijo que en 2008 comenzó a planificar El juego del calamar y comenzó “a escribir el guion en 2009 (...), las similitudes que se señalaron son pura coincidencia y no hay copia de ninguna de las partes”.