El amarillo no siempre es sinónimo de felicidad. Puede ser el color que ilumina la noche, el color de la mecha de una vela cuando se enciende, la apariencia de las fotos antiguas a medida que se van desdibujando, el color de un recuerdo o idea cuando se prende. Precisamente estas son las sensaciones que Resonar pretende evocar en su nueva obra de teatro sensorial: Amarillo, una creación de Juan José Ripalda y Rocío Maruri.

El color amarillo invade el espacio donde se desenvuelve el personaje principal, interpretado por Maruri. De este lugar emanan voces, ruidos, paisajes, imágenes que mezclan lo extraño con lo familiar; y es entonces cuando la mujer decide escribir una carta, buscando, en el acto de plasmar, un sentido, un propósito y una conexión con este solitario sitio.

“Una mujer entra a un cuarto y desde ese momento hay varios sucesos que nos llevan a reflexionar sobre temas como la pérdida, la memoria, los sueños; pero es todo a través de esta dinámica sensorial. Explotando sentidos corporales, visuales, auditivos, sonoros”, cuenta Ripalda.

Se trata de una instalación inmersiva compuesta por once focos que cuelgan de toda la habitación. “No hablamos directamente de la memoria, pero aludimos a que dentro de nosotros hay muchísimos recuerdos que se van perdiendo”, dice Ripalda.

Publicidad

'Amarillo' se presenta en el Estudio Paulsen. Actúa Rocío Maruri. Foto: Cortesía

En tanto, Maruri afirma que se trata de una nueva versión de Amarillo, que además cuenta con la asistencia en dirección de la actriz Itzel Cuevas. “Más que un remontaje o un reestreno es una nueva obra. Van a darse cuenta de que es otra historia, pero que parte de la misma esencia de Amarillo.

Esta actual versión tiene una duración de 40 minutos y está adaptada a las normas de la pandemia. “Para nosotros ha sido un reto buscar este distanciamiento dentro de esta inmersión que representa Amarillo. Hay una cuarta pared, pero a la vez están dentro de esta historia”, menciona Maruri.

Para la actriz significa una representación personal y a la vez universal, en la que el público podrá identificarse. “Esta reinterpretación de lo que están viendo en escena con este personaje que va transitando entre los sueños, la realidad y la memoria, sobre lo que para ella puede representar la rutina, un recuerdo, una acción concreta se va a ir desdibujando, y me parece muy interesante ese juego que puede llegar a ser muy concreto y personal, llega a ser muy universal”, dice.

Ambos creadores aseguran que el público se va a encontrar con una obra teatral no tradicional y, sobre todo, se conectarán con una experiencia innovadora. “Cuenta la historia de una manera muy poética, no lineal; lo definiría como una experiencia, porque (por) más que haya un gremio de personas en un espacio la experiencia es algo individual, y eso es lo que también me encanta con esta obra, que cada persona se lleva algo distinto”, manifiesta Maruri.

Montar la obra en el Estudio Paulsen cobra otra amplitud, sostienen. “Es irnos un poco más allá del espacio físico. Lo que significa la casa del Estudio Paulsen, en esta calle, en el sector de Las Peñas y tratar lo que estamos tratando, también tiene un significado muy grande”.

Amarillo se presentará hasta el 24 de julio, de jueves a sábados a las 20:30, en el Estudio Paulsen (barrio Las Peñas, calle Numa Pompilio Llona 195). El valor de la entrada es de $ 15. Reservas a los teléfonos: 6042597 - 0960189636. (I)