Las brujas más queridas, las hermanas Cleotilde y Matilde, vuelven a escena. En esta ocasión, luego del confinamiento por la pandemia, encuentran en el Teatro Sánchez Aguilar su nuevo hogar para su aquelarre con Brujas al poder, una comedia dirigida por el también actor Santiago Carpio.

“Regresamos con las brujas, después de un año, esta es la sexta entrega en teatro. Esta vez es el segundo formato largo, porque ya lo hicimos antes en La Bota (malecón del Salado); después hicimos el audiovisual, que fue una producción de Rompekbezas. Y ahora estamos en el Teatro Sánchez Aguilar (TSA), y en esta sexta parte queremos volver a divertir al público. En esta entrega, celebran ellas el aquelarre de las cincuentonas, entonces, las brujas menopaúsicas necesitan la poción de reafirmación del ego”, explica Fabo Doja, quien interpreta a Cleotilde.

Carpio ha dirigido la producción desde la creación de los personajes y su primera puesta en escena. “Él nos ha acompañado, es un team que ha creado Nitsy Grau (responsable del texto de la obra) y nos ha dirigido en los stand up, en las obras de teatro, a excepción del audiovisual, que el año pasado lo dirigió Sebastián Sánchez Amunátegui. Entonces, él regresa a dirigirnos”, añade Doja.

En Brujas al poder, además de Cleotilde y Matilde (Ney Calderón), la obra tendrá como nueva nueva integrante a Verónica Paz de los Zuloaga Navia Villacís, a quien ellos llamarán Petita (Gigi Mieles). “Ella es una muchacha campesina, humilde, inocente, pero que se las sabe absolutamente todas. Ella maneja muchos refranes, tiene toda esta sal y alegría, algarabía, y se topa con esta bruja amargada que es Cleotilde y con esta bruja fashionista que es Matilde; entonces, ahí es cuando surgen todos estos enredos y problemas, porque nosotros necesitamos una cocinera para que nos ayude a crear esta fórmula, porque estamos atrasadas con los preparativos para esta gran fiesta”, detalla el artista.

Doja indica que la obra se desarrollará en la cocina de las brujas, en medio de las pócimas, telarañas, humo, varitas y animales. “Hacemos referencia a que estuvimos encerradas por la pandemia, pero hemos regresado con fuerza. Y ahora que estamos tratando de volver a la normalidad es que se han desatado las brujas con sus pócimas para rejuvenecer, encontrar al amor. Queremos que todos se diviertan”, añade.

Carpio refiere también que la obra muestra la reactivación de las brujas a sus actividades luego del virus. “Las brujas también estuvieron en cuarentena y no han podido celebrar su aquelarre anual de brujas en octubre; y luego de la aprobación del COE nacional de brujas, hechiceros y espantos, logran sacar el permiso con el aforo permitido para desarrollar este evento, para que las brujas después de los 50 años puedan celebrarlo. Pero no contaban con la idea de que debían contratar a una empleada que las ayude con el aseo de la casa, lavar las ollas donde ellas viven; pero no cuentan con que la muchacha de campo, por traviesa y curiosa, porque le llama la atención todo, confundirá unas pócimas y hará que ellas se transformen”, revela.

Grau es la creadora de los personajes de la historia original. “Estamos contentos de poder llegar al TSA después de esta evolución que han tenido los personajes, desde el microteatro hasta desarrollarse en estos cinco años y llegar a la sala externa del teatro”, dice.

Según Carpio, Cleotilde y Matilde “siguen captando la atención del público, porque en la versión original, con la que me llegó el libreto, se presentaba a dos mujeres, actrices de entre 50 y 60 años, para representar a estas dos brujas. Pero a mí como director siempre me ha gustado darle una vuelta, y decidí hacerlo con dos hombres disfrazados, y así fue mi invitación a Fabo y Ney. Ellos ya les han dado su propia versión a estas dos brujas, a la tradicional y la milenial, y esta fusión así como el trabajo de los chicos han generado que podamos estar seis años. Esto es un gran trabajo de caracterización, de cuidar los detalles: las brujas tienen su propia utilería, escenografía, vestuario. Desde el maquillaje a las pelucas, ha generado que sean atractivos por el aporte actoral de los dos, así como el trabajo de Nitsy y mío, es muy grande”.

La obra se estrenará este miércoles 6 de octubre, a las 20:00, en el área al aire libre. Estarán en escena todos los miércoles de este mes. Las entradas tienen un costo de $ 15. Están a la venta en www.teatrosanchezaguilar.org o en la aplicación; también en la boletería del teatro. (E)