Un año después de la anulación de la edición 2020 por la pandemia, la ciudad francesa de Aviñón volvió este lunes a convertirse en la capital mundial del teatro con la apertura de su festival internacional, con un ojo en las tablas y otro en las restricciones sanitarias.

La víspera de la inauguración, el festival, uno de los más importantes del mundo con el de Edimburgo (Escocia), tuvo que cancelar un espectáculo sudafricano por un caso de COVID-19 en el equipo, que debió permanecer en su país, en pleno rebrote de la pandemia.

La ciudad del sur de Francia, célebre por su Palacio papal, vive al ritmo de las restricciones con centros de detección, distribución de autotest, mascarillas en la calle (a diferencia del resto del país) a raíz de la afluencia al aire libre durante el festival o aireación de las salas durante 40 minutos entre cada espectáculo.

A pesar de todo eso, los organizadores prefieren ver el vaso medio lleno.

Publicidad

“¡Estoy eufórico, es como si fuera mi primer festival!”, se entusiasmó su director, Olivier Py. “Haber estado privado (...) el año pasado no hace más que aumentar la impaciencia, el deseo de vivir éste. Hemos aprendido hasta qué punto era valioso”.

Olivier Py (i) y Tiago Rodrigues. Foto: -- NICOLAS TUCAT

A partir de 2023, su sucesor al frente del certamen será el portugués Tiago Rodrigues, primer extranjero en ocupar este puesto, anunció este lunes la ministra de Cultura francesa, Roselyne Bachelot.

A sus 44 años, este director portugués es uno de los más reputados de Europa. Desde 2014, dirige el Teatro Nacional Doña María II de Lisboa. Aviñón “es el festival más bello del mundo”, aseguró Rodrigues en rueda de prensa.

“Me gustaría dar las gracias a Francia (...) que acoge y acogió a tantos migrantes y exiliados, tantos portugueses, especialmente mi padre, que huyó de la dictadura en Portugal”, agregó.

El presidente portugués, Marcelo Rebelo de Sousa, y el primer ministro, António Costa, felicitaron al director por su nombramiento que da visibilidad al “teatro portugués”.

“Renacimiento”

Su nombramiento llegó horas antes de la puesta en escena de su versión El jardín de los cerezos de Chéjov, con la actriz francesa Isabelle Huppert en el elenco.

Publicidad

Isabelle Huppert (c) en la presentación de la obra. Foto: -- NICOLAS TUCAT

Una buena noticia llegó a finales de junio: todas las salas podrán contar con su capacidad máxima de espectadores. “No es seguro que se llene, habíamos fijado un cupo de plazas, solo habíamos vendido el 40%”, explicó el director de festival.

“Es un renacimiento, puesto que este año hay 20.000 plazas más a la venta, 35 aperturas de telón más. Y desde la apertura de las taquillas, hay un entusiasmo inaudito del público”, añadió Py.

Con 21 emplazamientos y 50 espectáculos, el festival asegura tener listo su programa oficial (el festival on), pero también su festival off, con todas las actividades que transcurren paralelamente.

Ambos suponen una lluvia de dinero para la ciudad, con un peso económico de cerca de 65 millones de euros (77 millones de dólares).

“Estamos todos a las corridas, pero estamos aliviados de que el festival se celebre”, declaró Sébastien Benedetto, presidente de la asociación que gestiona el festival “off”, considerado el mayor mercado del espectáculo viviente en Francia.

También celebró el aforo del 100%, cosa en la que “no creía en absoluto en mayo”.

“Teníamos algo de miedo respecto al público, pero poco a poco nos hemos tranquilizado porque la venta de entradas y abonos no va nada mal”, indicó.

“Todo el mundo aquí”

El festival off reúne casi 1.500 espectáculos en tiempo normal, pero este año se limitará a 1.070, con cinco o seis espectáculos por sala contra ocho habitualmente.

“Aunque sea forzado por la situación, esto dará tiempo a los actores de tomar aire, a los técnicos de desmontar la decoración”, añadió Benedetto, que pidió “encontrar los medios económicos para acompañar a los teatros”.

Foto: -- NICOLAS TUCAT

El Ministerio de Cultura francés se comprometió a apoyar a los equipos artísticos con ayudas para “los recintos que se vean obligados a hacer menos pases”.

“No sabemos cómo irá. Todavía hay la amenaza de la variante” Delta, indicó Benedetto, director también del teatro de Carmes, donde un 90% de los actores están vacunados.

“Pero estamos contentos de volver a Aviñón. Es realmente el momento en que todo el mundo del teatro francés se reencuentra aquí”, afirmó. (I)