El actor Adrián Avilés afirma que se la pasa reinventándose. “Para mi lo más divertido de la vida es reinventarse, tener muchas vidas en una sola vida”, dice. Y de alguna manera esto se lo permite las artes escénicas, desde las cuales está creando constantemente. Ahora trae su stand up denominado Inventada, un término empleado comúnmente dentro argot LGBT para referirse a una persona que ha creado su propia realidad y la ‘figuretea’. Se trata de un espectáculo que el guayaquileño presenta en conmeración del Día Internacional del Orgullo LGBT+ que se recuerda este martes.

Películas, documentales y series LGBT que celebran la diversidad

El amor propio, las anécdotas personales, el autodescubrimiento de la identidad sexual, el valor del apoyo de la familia, son algunas de las premisas de esta pieza teatral. “Hablo un poco sobre la felicidad que es poder ser uno mismo y lo divertido que puede llegar a ser así de original. Obviamente no es fácil, pero tiene muchas anécdotas que conectan con el público”, dice Avilés.

“Habla también de lo que es crecer, siendo gay. También lo que significa tener el apoyo de mi mamá, las primeras citas, el primer beso, la primera vez, la primera salida a una disco. Todas esas cosas que uno tuvo que descubrir y ver están dentro de este stand up”, añade sobre la propuesta escénica que incluye un show musical y luces robóticas.

Adrián Avilés, actor ecuatoriano. Foto: Cortesía

Luego de casi dos años sin subirse a los escenarios de Pop Up, esta es la segunda presentación de Inventada, pero la primera vez que comparte con el público tantas experiencias y anécdotas personales. “Fue increíble recibir tanta acogida de la gente. Ver en primera fila a toda mi familia, ver que no es nada más increíble que tener todo el apoyo de tu familia. La participación de la gente fue sorprendente, la forma en la que se reían, la forma en la que asentaban con la cabeza”, afirma.

Publicidad

Refiere que esta conexión con el público también se da por ese toque de realidad que el propio stand up permite. “El hecho que uno esté allí siendo vulnerable con el público, contándole cosas de uno mismo, hacia gente que no conoces pero que en ese momento logras crear un vínculo. Sabes que es una parte superada de ti, que ya no es una parte que te duele, que ya no es una parte que te hace daño”, agrega.

La función de Iventada es este martes a las 20:30 en Pop Up (Circunvalación Sur #405 entre ébanos y diagonal, Urdesa). La entrada tiene un costo de $10. Puede adquirir su entrada en www.popupteatro.com o boleterías del teatro.

Activismo desde las artes

Adrián Avilés, actor ecuatoriano. Foto: Cortesía

Las artes es la trinchera de Adrián Avilés, quien siempre encuentra la oportunidad para desde sus redes sociales o sus personajes tratar temas relacionados a la comunidad LGBT+. “Las artes son una forma de hacer activismo, es la forma en la que tu puedes plasmar tu visión y la puedes convertir en algo nuevo para que la gente lo disfrute y viva una experiencia”, explica.

Ser una inspiración para otra persona, o convertirse en una compañía para alguien que no sabe cómo afrontar su realidad, son algunas de las cosas que lo motiva a seguir creando y multiplicando el mensaje y defensa de tener los mismos derechos que una persona heterosexual. “Una vez que le das una dosis de amor propio a alguien es maravilloso ver cómo se transforma”, defiende.

Publicidad

“El hecho que le puedas agarrar la mano a tu novia en la calle ya es suficiente, el hecho que puedas decirle a tus padres cómo eres y lo que sientes es maravilloso... porque a la larga lo único que se quiere celebrar es el hecho que todos podamos amar a quien querramos amar”, expresa.

‘La realidad es que esa gente es idiota’, así responde Chris Evans a las críticas por el beso lésbico en Lightyear

Es por eso que señala que esta fecha conmemorativa, además de llenarse de colores, orgullo y desfiles en algunas partes del mundo, es una fecha que levanta la bandera por los derechos de la comunidad. “Va más allá que ponerse un traje de colores y desfilar, va por toda esa gente que en el pasado tuvo que vivirla muy fuerte, tuvo que lucharla, tuvo que ser arrestada, tuvo que ser violentada”, afirma.

Avilés cuenta que siempre tuvo el apoyo y compañía de sus padres en cada decisión de su vida. “Nunca cuestionaron mi forma de ser, o nunca me impusieron o me negaron algo. Siempre tuve esa libertad de poder ser quien yo era. Nunca tuve que salir del closet, como se dice, porque siempre aceptaron cómo era mi esencia”, detalla.

Sin embargo, el mal y cruel sabor de la homofobia lo saboreó cuando se encontró con una sociedad marcada por los prejuicios; su tiempo más duro fue su época colegial. “En ese momento enfrenté toda la parte de la homofobia, toda la parte del odio en las otras personas, el rechazo”, revela.

Publicidad

“No digas gay”: la controvertida ley aprobada en Florida que prohíbe a los maestros hablar de orientación sexual en las escuelas primarias

En su proceso de aceptación y exploración nació su entrañable personaje de La Kuki Entreríos. “Ella me ayudó mucho a llevar este mensaje a más personas y abrió muchas puertas que en ese momento necesitaba o quería abrir, y ella fue este puente para poder abrir el hecho que la gente vea que existimos, que vamos a seguir aquí y que somos una parte fundamental para la sociedad”, cuenta.

En este punto hace enfásis en la narrativa que se emplea en Ecuador para hacer comedia con personajes LGBT. “La forma en la que se hace comedia [En Ecuador], creo que es bastante anticuada en muchas cosas. El hecho que todavía se utilice la homosexualidad para burlarse, se utilice la homosexualidad para crear personajes que solo son payasos que se usan su propia orientación sexual para burlarse de ellas mismas”, expresa.

“La comunidad LGBTI es mucho más que eso que proyectan los programas de televisión ahora”, acota. (I)