Sin planes de cerrar la “fábrica de bebés”, la pareja estadounidense conformada por Patty y Carlos Hernández están orgullosos de ser padres de nada menos que 16 niños y lo más resaltante de su historia: ¡desean tener muchos más!

El matrimonio se hizo viral en las redes sociales por la cantidad de retoños que tienen y las ganas de seguir ampliando más a la familia.

Mamá celebra su cumpleaños con temática de Chayanne y el video se vuelve viral: Bailó el vals con un muñeco de tamaño real del cantante

Patty y Carlos Hernández tienen 16 hijos y quieren muchos más

Patty, de 40 años de edad, tiene la esperanza de volver a concebir, pues asegura que es “realmente fértil”. Sus 16 hijos tienen nombres que comienzan con la letra “C” en honor a su esposo, Carlos, de 39 y quien apoya a su mujer para seguir haciendo crecer a la familia Hernández.

Los esposos se conocieron en la iglesia y “fue amor a primera vista”. Ambos querían tener hijos y siempre lo demostraron, pero lo que la pareja nunca imaginó es que tendría a una familia tan numerosa. “Comenzamos con uno y terminamos con 16. Nunca imaginamos que serían tantos”, dijo Patty al medio Hoy Día.

Publicidad

Sin embargo, revelaron que tuvieron un lento comienzo. “Tuve problemas para quedar embarazada de Carlos durante casi dos años. Supongo que mi cuerpo aún no estaba listo”, contó.

Tardaron dos años en concebir después de casados

Sin utilizar ningún tipo de anticonceptivo, durante dos años trataron de intentar convertirse en padres sin éxito. “Comenzar una familia se convirtió en un desafío y Patty casi pierde la esperanza”, comentó Carlos.

En el año 2008, por fin lograron concebir a su primer hijo. “Dios hizo el milagro”, explicó Patty. “Estábamos pidiéndole a Dios un hijo y simplemente comenzó a darnos hijos. Empezamos a embarazarnos cada tres meses” (después de cada parto).

Carlos fue el primero en llegar. El pequeño que hoy en día ya es un adolescente, es el mayor de la enorme familia que incluye a tres pares de gemelos.

Publicidad

“Estoy tan feliz cuando estoy embarazada”, dijo. “Alrededor de tres meses después de tener un bebé, generalmente vuelvo a quedar en la dulce espera”.

Por otra parte, como tributo al afortunado padre, la pareja le da a cada uno de sus hijos un nombre que comienza con la letra “C”, pero con un segundo significado: “Nombramos a todos con una “C”, porque el nombre de mi esposo comienza con “C”, y también por Cristo. Entonces, en honor a ambos, elegimos esa letra”, concluyó Patty. (I)

Te recomendamos estas noticias