Las redes sociales han logrado viralizar todo tipo de contenido, desde temáticas de ocio hasta señas que salvan vidas. Eso ocurrió con Nevaeh Lance, una joven de 16 años que estaba desaparecida desde hace varios días, y gracias a una seña con la mano alertó a un vecino que había sido secuestrada.

La última vez que se vio a Lance fue el pasado martes 2 de noviembre en su casa, ubicada en Asheville, Carolina del Norte. Su familia, llena de angustia, alertó a las autoridades, pero en dos días no hubo rastro de ella.

El pasado jueves, un hombre que andaba en moto vio que una joven realizó la seña de rescate en caso de violencia de género. La señal se realiza al extender la mano con el pulgar doblado y luego hacer un puño lento mientras se esconde el pulgar entre los demás dedos.

La seña bautizada como “señal de ayuda” fue creada en Canadá por la Fundación Canadiense de Mujeres durante los tiempos de confinamiento por la pandemia de COVID-19, donde las denuncias de abuso doméstico, incrementaron a nivel internacional.

Publicidad

En tres semanas de aislamiento hubo 1695 casos de violencia intrafamiliar, según Defensoría Pública

La seña fue creada en Canadá durante los tiempos de confinamiento a causa de la pandemia, donde las denuncias de abuso doméstico se incrementaron. Imagen tomada de la Fundación de Mujeres Canadienses.

De inmediato, el motociclista hizo la denuncia y mientras la realizaba, seguía al vehículo en el que era trasladada la joven y era conducido por un hombre mayor. Este trasladó a la adolescente por Tennessee y Ohio.

La Policía llegó a tiempo y el secuestrador de 61 años, según las autoridades, quedó detenido bajo los cargos de “privación ilegal de la libertad y posesión de material que muestre una actuación sexual de un menor de edad mayor de 12 años pero menor de 18″. (I)