Las soluciones tecnológicas también pueden ser diseñadas y ejecutadas por mujeres. Por eso, en esta entrevista para este Diario, la colombiana Gineth Contreras analiza las barreras que aún deben enfrentar ellas para abrirse paso en el área STEM (carreras vinculadas a la ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas), pero que deben ser enfrentadas y superadas para que el mundo reconozca y se beneficie de las mentes femeninas.

¿Cómo descubrió su interés por la ingeniería y la tecnología? ¿Cuál fue el momento y quién la ayudó o inspiró?

Desde pequeña siempre tuve curiosidad por entender cómo funcionaban las cosas, pero realmente fue en el colegio que encontré y exploré ese camino. Un día, por ejemplo, en clase de ciencias, nuestro profesor hizo un experimento que me dejó fascinada. Algo tan simple como eso encendió en mí el deseo de explorar más ese mundo.

Publicidad

Este profesor no solo compartía conocimiento; su pasión era contagiosa. Nos animaba a ser curiosos, a hacer preguntas y a pensar en cómo la ciencia y la tecnología podían mejorar la vida de las personas. Gracias a él empecé a ver la ingeniería no solo como una carrera, sino como una forma de resolver problemas de manera creativa y útil.

Al final desde temprana edad se puede decir que encontré un mentor que me enseñó a ver más allá de los libros de texto, a imaginar y a crear. Eso me ha llevado a donde estoy hoy, siempre explorando y aprendiendo.

¿Qué obstáculos todavía persisten para que las niñas y mujeres se acerquen a las carreras STEM?

Publicidad

Aunque ha habido avances significativos en la participación de las niñas y mujeres en carreras STEM, todavía persisten obstáculos, como los estereotipos de género arraigados culturalmente; la falta de modelos femeninos a seguir, lo cual puede hacer que las niñas y adolescentes se desmotiven; la brecha de género en la educación, que se mantiene en algunas regiones; falta de apoyo y mentoría, ya que la ausencia de redes sólidas y mentores puede dificultar el avance profesional; y, finalmente, algo muy importante es que el ambiente laboral no sea inclusivo, lo que puede llevar a la discriminación y al acoso.

Sin duda, el mundo STEM es un mundo muy interesante y con infinidad de oportunidades donde las mujeres jugamos un papel relevante dado que aportamos a la innovación, a la competitividad y a la creatividad. Por tal motivo, tenemos que seguir buscando nuestro lugar en esta industria y motivarnos mutuamente a elegir las áreas STEM; es importante el prepararnos, buscar mentores adecuados y sobre todo tener curiosidad, así como ser solidarias entre nosotras para aportar a la construcción de la equidad de género y superar los estereotipos culturales. Como consejo a las mujeres que buscan carreras en estas áreas yo les diría que tengan determinación, que no bajen los brazos, nunca dejar de buscar oportunidades de aprendizaje y crecimiento, buscar mentores o círculos alrededor de las áreas STEM que les permitan encontrar una guía y, lo más importante, las incentivo a tener confianza y creer más en sí mismas.

Publicidad

En su experiencia, ¿hay suficiente participación y representación de las mujeres en su campo de trabajo y en la academia (como estudiantes, docentes e investigadoras)?

En general, la presencia y participación de mujeres ha aumentado significativamente en actividades STEM, sin embargo, persisten desafíos y disparidades en diversos niveles. La situación puede variar según la región, la disciplina y otros factores, pero en general, la brecha de género sigue siendo una preocupación en el ámbito de las STEM.

En mi campo sigue siendo desigual. Las mujeres todavía están subrepresentadas en roles relacionados con TI, incluyendo trabajos en centros de datos. La brecha de género es más pronunciada en puestos técnicos y de liderazgo. Por parte de la academia considero que es igual. En algunas disciplinas como Ingeniería Informática y Ciencias de la Computación, las mujeres siguen siendo minoría. Sin embargo, en campos como biología y matemáticas, la participación femenina puede ser más equitativa.

Hay dos áreas de su trabajo que son muy relevantes, una es el manejo masivo de datos, ¿cuáles son las principales amenazas y oportunidades en esta área en Latinoamérica?

Publicidad

Entre las amenazas encontramos:

- Brechas de infraestructura tecnológica: En algunos países de Latinoamérica existen brechas significativas en la infraestructura tecnológica, lo que puede dificultar la recopilación, procesamiento y almacenamiento eficientes de datos.

- Falta de normativas y regulaciones claras: La ausencia de normativas y regulaciones sólidas en materia de protección de datos puede dar lugar a prácticas irresponsables y a la vulneración de la privacidad, generando desconfianza en el manejo de datos.

- Ciberseguridad y amenazas informáticas: A medida que aumenta el uso de tecnologías de la información, también crece el riesgo de ciberataques y amenazas informáticas. La falta de medidas de seguridad adecuadas puede exponer los datos a violaciones de seguridad.

- Desigualdad en el acceso a la tecnología: Existe una disparidad en el acceso a la tecnología entre zonas urbanas y rurales, así como entre diferentes grupos socioeconómicos, lo que puede contribuir a una brecha digital y a desigualdades en el manejo de datos.

Mientras que las oportunidades que podemos encontrar son las siguientes:

- Transformación digital: La implementación exitosa de estrategias de manejo de datos puede acelerar la transformación digital en la región, impulsando la eficiencia en sectores como la salud, la educación y los servicios públicos.

- Innovación en sectores clave: El uso inteligente de datos puede impulsar la innovación en sectores clave como la agricultura, energía, salud y servicios financieros, generando oportunidades para el crecimiento económico y la mejora de la calidad de vida.

- Colaboración Internacional: La colaboración en el manejo de datos a nivel internacional puede abrir oportunidades para el intercambio de conocimientos, tecnologías y mejores prácticas, contribuyendo a un desarrollo más equitativo y sostenible.

- Desarrollo de startups y emprendimientos: El acceso a datos puede fomentar el desarrollo de startups y emprendimientos, estimulando la creación de soluciones innovadoras y generando empleo en el sector tecnológico.

¿En qué se diferencia el concepto de customer experience con otros que podrían parecer similares como atención al cliente o servicio al cliente? ¿Cuál es el panorama actual de la experiencia del cliente en Latam y en qué direcciones puede crecer?

El customer experience (CX) abarca todas las interacciones del cliente, desde la primera hasta la posventa, involucrando marketing, ventas y servicio al cliente para influir en la percepción global. La atención al cliente se enfoca en resolver problemas específicos y ofrecer asesoramiento puntual, mientras que el servicio al cliente incluye aspectos más amplios, como el cumplimiento de pedidos y la gestión posventa. Cada concepto se dirige a diferentes aspectos de la relación cliente-empresa.

La experiencia del cliente en Latinoamérica está evolucionando hacia una mayor digitalización, personalización y enfoque integral en todas las interacciones. Las empresas que logren adaptarse a estas tendencias estarán mejor posicionadas para construir relaciones sólidas con sus clientes y mantener la lealtad en un mercado competitivo.

Y en el caso específico de las mujeres, ¿cuál suele ser la experiencia de ellas como clientas, qué podría desanimarlas o desafiarlas de acceder a servicios importantes como la salud o la educación?

Las experiencias de las mujeres como clientas varían según la región y circunstancias. Barreras comunes incluyen la persistente desigualdad de género, limitaciones financieras que dificultan el acceso a servicios esenciales como educación y salud, la falta de información y conciencia, normas culturales que afectan la autonomía, acceso limitado a recursos de salud reproductiva y la violencia de género como barrera para buscar ayuda. Abordar estas desigualdades requiere trabajar hacia la igualdad de género, promover la educación y conciencia, y garantizar el acceso equitativo a servicios esenciales mediante políticas inclusivas y programas específicos.