Se llama Cinco minutos y es la pieza con la que se está lanzando a por su meta: triunfar en el mundo musical. Es la primera canción de lo que será un álbum conceptual, cuenta el guayaquileño. “Todas las canciones van por la línea pop, pero tienen destellos de otros géneros”, apunta Renik. R&B, folk y country son algunos de los ritmos que se podrán apreciar en su mixtura.

No se ha quedado quieto y decidió crear su propia productora, Tera Producciones, gracias a la cual ha podido sacar Cinco minutos. Venezuela, Colombia y Ecuador son las nacionalidades que mezclan su talento en la productora y que están haciendo que funcione.

Renik cuenta que de Venezuela ha tenido un apoyo “increíble”. Tuvo la oportunidad de estrenar su video (que está disponible en YouTube) por Venevisión.

Curiosidad de ‘Cinco minutos’

Publicidad

“La lancé el 5 de mayo, a las 5 de la tarde; al principio lo hice por molestar, pero hice una campaña por detrás con ese concepto. Es más, si sumas 2021 también te da cinco”, menciona el artista local. La pieza también está en Spotify en su versión oficial y una acústica.

Renik apunta a un público parcialmente olvidado

Dice que al predominar la música urbana, siendo esta la tendencia, hay una parte de la audiencia que ha sido dejada a un lado. “Lo que busco hacer es buscarle esa salida a lo fresco, darle una opción a la gente que talvez está un poco saturada por lo que ahora se está consumiendo”.

Si se definiera en una frase, él dice que es “una nueva propuesta, algo distinto, algo que no se hace por acá”. Se afianza en los géneros que no son muy populares en América Latina, justamente como el R&B, folk, country.

¿Quién es Renik?

El guayaquileño de 26 años es un apasionado por la música desde niño. Recuerda que desde los dos años ya tenía noción para la música, cantaba con su papá las canciones de Julio Jaramillo porque tenía la retentiva para aprenderlas a tan corta edad. “Tenía un CD de los Beatles (Abbey Road) que era mi favorito, y ese me ponían para dormir”.

A los 7 años atravesó por una enfermedad relacionada al cáncer... No da más detalles, pero, eso sí, menciona que la música lo salvó. Aprendió a tocar el teclado y para él fue una terapia aliviante. Más tarde, a los 13 comenzó con la guitarra, a los 15 ya entraba a las “guerras de bandas en el colegio”. Empezó a componer, y a los 18 se graduó del colegio. Quería ser médico, sin embargo, estudió Ingeniería en Marketing. Actualmente se encuentra estudiando Producción Musical.

Confiesa que la mayoría de veces es “duro” con él mismo, los detalles le importan mucho y es meticuloso. En algún momento, “puede llegar a ser malo o perjudicial, pero dicen que así son algunos artistas”. Buscar el lado positivo es lo que intenta también y sostiene que tiene perseverancia. (E)