Cantar es lo que mejor sabe hacer. Así lo ha dicho en el escenario Mon Laferte y lo ha demostrando experimentando en géneros como la salsa, pop, cumbia, boleros, mariachis y rock. Hace 14 años, México es el hogar de la cantautora chilena y Tepoztlán ha sido su refugio y espacio para componer y desarrollarse completamente como artista, desde hace dos.

Este pueblo mexicano que ha acogido a la artista fue también el sitio donde vivió sus últimos años la icónica Chavela Vargas, destacada figura de la música ranchera, quien es parte de la inspiración que ha motivado a Laferte a componer los temas de Seis, su nueva producción discográfica, un álbum que representa la relación de la intérprete con este país y que incorpora la instrumentación y estilo de géneros populares.

El disco, que está compuesto por catorce temas, incluye colaboraciones con Alejandro Fernández, Gloria Trevi, Mujeres del Viento Florido y La Arrolladora potencian la identidad mexicana de esta producción que tiene una cadencia particular de canciones que nacieron o se despabilaron en la pandemia. Hubo tiempo de peinar con cuidado las palabras, de producir este disco sin apuros y aprovechar la intimidad de algunas convivencias. En ese sentido, las letras son más maduras y asertivas.

Norma Monserrat Bustamante Laferte, el nombre de pila de la artista, ha recogido y musicalizado fragmentos escritos en el pasado. Exploró recuerdos puntuales durante el confinamiento, ajustó narrativas con mayor empatía, sin imposiciones y mostrando su esencia.

Publicidad

A través de una videollamada, la intérprete de Que se sepa nuestro amor, Se me va a quemar el corazón y Se va la vida comparte con este Diario detalles de Seis, un álbum sumamente personal, que al haber sido producido durante la cuarentena nos lleva en cada uno de sus tracks, en un vaivén de emociones, convertidas en canciones y que nos recuerdan en cada melodía el colorido sonoro y cultural del entrañable México.

¿Cómo se dio la grabación de La mujer el sencillo que cantas a dúo con Gloria Trevi, a quien admiras desde niña, y que está inspirado a su vez en el estilo de Chavela Vargas?

Fue raro porque esa canción yo la escribí en un momento en el que estaba media depre, entonces no quería tocarla ni recordar esa canción. Entonces fue bien sanador también porque fue tomar algo del pasado, que no te gusta, todos tenemos creo nuestros secretos o tenemos cosas de nuestra vida que nos avergüenzan o no queremos ir ahí, y esta canción me recordaba a eso, no. Entonces fue bien duro como ir, enfrentarlo y decir ok, voy tomar esta canción, todo esto que me recuerda, pero le voy a hacer unas pequeñas modificaciones que van a transformar la canción y no solo la canción sino que también mi pasado, el sentimiento que tenía de recordar aquella etapa que viví en el pasado. Entonces creo que fue muy sanador todo lo que está pasando con esta canción.

Y cantarlo con Gloria es un ejercicio completo, que siento que Gloria y la canción tienen mucho en común. Gloria me decía que sentía que la canción la había escrito para ella, y ella también ha tenido una vida muy dura, un pasado muy difícil y ha sabido levantarse y seguir adelante, entonces creo que ha sido superpoderoso para mí e importante todo lo que pasa alrededor del álbum en general y de esta canción.

De niña cantaba a escondidas las canciones de Trevi, ¿cómo fue la experiencia de cantar junto con ella en esta producción, ahora como artista?

Fue increíble. La Monserrat niña corre en círculos, es una locura. Gloria es una de las artistas que más admiro yo y que admiré de niña y jamás se me hubiera pasado por la cabeza que iba a cantar con ella y además de que encontré una amiga porque es hermosa, es superdulce, está pendiente, siempre está mandando mensajes, es hermoso porque no solo tengo una relación musical tras una colaboración sino también encontré una amiga.

Publicidad

La chilena Mon Laferte canta a dúo con la mexicana Gloria Trevi el sencillo 'La mujer', que recientemente se estrenó. Foto cortesía.

Seis aborda diversos sentimientos y temáticas. Es un viaje emocional que fue precisamente lo que vivimos muchos en el confinamiento, ¿esa es parte de la finalidad en este disco?

A mí lo que me gusta justamente es hacer que las personas sientan, sacarlas justamente de su zona de confort y que vayan a un sitio emocional, entonces claro me gustaría que pasara eso con cada canción, que cuesta un poco más, hoy en un momento en que toda la música está como muy fuerte, muy rápido, por eso tenía la idea de sacar un álbum para que la gente pueda escuchar las canciones con más tiempo, más detenidamente y procesarlas y también hacerlas parte de su vida.

Este disco también es el cierre de una etapa, ¿de qué se despide y a qué se abre musicalmente ahora?

Me despido, yo creo que de una forma de hacer canciones, a lo mejor no sé si esto es algo que va a notar el público, pero para mí sí es un cambio muy grande la forma en que hago las canciones, el porqué hago una canción, lo que quiero comunicar con una canción, que es algo que creo que fui aprendiendo en este año pandémico, también tengo ganas de hacer, incluso en el vivo, también tengo ganas de hacer cosas diferentes, como salir un poco de lo típico, tengo ganas de juntar muchas de las disciplinas que practico en el arte, la pintura, la música, no sé, quiero juntar todo y hacer algo más grande, que solo como un concierto, no sé.

La portada del disco Seis es una ilustración de su autoría, en la que aparece con un toro en los brazos, ¿qué significado tiene?

Sí, bueno esa imagen, yo pinto también, entonces tengo una pintura en la que sale una niña cargando un toro. Entonces lo que yo quise fue hacer la portada que pareciera una de mis pinturas, con las proporciones toda deforme, con los ojos grandes y obviamente cargando un toro así superchiquito, el toro es una pintura de mi papá, mi papá pinta también y le pedí que hiciera el toro, y para mí representa también que ya está amansado ese toro, yo soy del signo Tauro, siempre digo que yo soy una tora por el signo, pero también porque soy escritora, pintora, todo termina con tora.

¿Quiere que su música forme parte del feminismo, la revolución de este siglo según ha mencionado antes?

No es lo que quiero, no es lo que busco, no busco que mi música sea protagonista de este movimiento, no tengo canciones que sean himnos feministas, canciones que yo haya escrito, creo que mi búsqueda va por otro sitio, pero sí yo como mujer soy parte ya de un momento histórico y todas nosotras aunque queramos o no, seamos feministas o no seamos feministas estamos viviendo un momento de cambio, de cambio importante que siempre pienso y me emociona mucho la idea cuando pienso en el futuro, en mis sobrinas, no sé si algún día tenga una hija dejarle un mundo mejor para ella y eso creo que ya somos parte de esta gran revolución.

En la canción Te vi habla sobre reconocer a la madre no solo desde ese rol sino también como mujer, con mayor empatía y comprensión, una realidad que no es muy frecuentes para todas.

Yo creo que es importante que todas y todos entendamos como sociedad que las mujeres pueden hacer lo que quieran y lo que sientan, el problema es el señalamiento. Cuando una madre trabaja y deja a sus hijos en casa, hay mucho señalamiento. Que es mala madre, que cómo es posible. Yo tengo algunas amigas, colegas de la música, que se van de gira y siempre las están cuestionando y les están diciendo: ‘dejaste a tus hijos botados, qué mala madre’. Y claro, muchas veces, mujeres abandonan todo para cuidar a sus hijos porque los aman, pero también porque hay mucha presión social. Entonces creo que es importante, en general, dejar que cada quien haga lo que quiera y respetar los pensamientos de las otras personas, que eso es bastante importante.

¿De qué manera le cambió este confinamiento, transcribir sus letras y haber compuesto este disco en ese tiempo?

¡Uy!, yo siento que he ido en una evolución este año que fue como madurar de golpe, fue más rápido. Uno todos los años va como creciendo un poquito, y este último año fue como que corrimos, creo que incluso como humanidad porque yo creo que nunca se me pasó por la cabeza que iba a vivir una pandemia, a nadie, ¡no!, es una locura y entonces tuvimos que aprender a comportarnos diferente, a no tocarnos, y eso definitivamente creó un crecimiento en mí muy grande y aunque suena muy cliché ahora valoro más las relaciones humanas, las amistades. (E)