En sus 35 años de vida institucional la Orquesta de Cámara Antonio Vivaldi ha tenido a hombres como directores invitados, además de la dirección musical de su fundador, el maestro José Valdivieso. Pero este miércoles a su historia se sumará el rostro y batuta de una mujer; no solo es la primera vez que una mujer dirigirá (como invitada) un concierto del grupo orquestal, sino además será el debut como directora de Liana Liz Reyes Guerra (22).

“Es un sueño que tengo desde niña, porque siempre he visto a los directores como alguien de otro mundo. He tenido la suerte de trabajar con directores que siempre me han hecho sentir bien. Siendo directora puedes crear tu propio concepto de la obra”, expresa la músico a este Diario.

Reyes es violinista de la Orquesta Filarmónica Municipal de Guayaquil y de la orquesta para la que actuará el miércoles. Toma clases de dirección con el maestro David Harutyunyan, a quien describe como un ángel; y es que para ella el apoyo de sus compañeros y maestros ha sido primordial. “Han sido un apoyo increíble durante todo este tiempo de la preparación, en los ensayos, en la preparación de las obras. Para nosotros la orquesta es la familia. Mis compañeros han sido un gran soporte”, menciona.

Desde el 2006 toca el violín, y desde el 2020 es miembro de estos dos grupos locales; sin imaginar que un día estaría frente a sus compañeros y maestros como directora invitada. “Es una gran responsabilidad estar frente a esas personas que tienen el doble de experiencia que tú y que han tocado con los grandes directores. El trabajo psicológico es difícil”, señala.

Publicidad

Liana Liz Reyes Guerra, violinista de la Orquesta Filarmónica Municipal de Guayaquil. Foto: Cortesía

Además reconoce el logro que esto significa al ser mujer. “Es bien difícil ser una mujer directora porque es una profesión que siempre ha estado considerada de hombres. Ya el hecho de ser mujer y querer ser directora es una rebeldía contra el mundo, aunque en la actualidad hay grandes directoras que han llegado a los máximos niveles”, indica.

Reyes es de Cuba, hace tres años llegó a Ecuador, una tierra en donde ha sido recibida con cariño dice. “Ser extranjera es difícil, pero el Ecuador me ha tratado como a una hija más... estoy totalmente enamorada, de esta ciudad especialmente, porque en poco tiempo me siento parte de este pueblo”, manifiesta.

La joven artista afirma que anhela seguir creciendo en los ámbitos, como violinista y como directora de orquesta. “No quiero dejar mi carrera como violinista. El violín es una parte de mi vida, inseperables, es mi hijo, mi pasión, mi vida. Pero también quiero seguir mi carrera como directora, cada día superarme más, sin grandes aspiraciones, solo quiero ser mejor cada día”, dice.

El concierto será este miércoles a las 19:00 en la Sala Polivalente del Museo Municipal. El programa estará compuesto por las piezas ‘Serenata para cuerda’, de Edward Elgar y la ‘Sinfonía N° 9 en Do mayor’, de Mendelssohn; además interpretarán dos pasillos como Así es Guayaquil y Guayaquil pórtico de oro. La entrada es libre. (I)