Desde el martes 24 de mayo a las 20:00, Héctor Napolitano y la banda La Napolitana abrirán las Series Insólitas, 10 conciertos para homenajear los 10 años del Teatro Sánchez Aguilar.

El nombre de los espectáculos se debe a que se ha elegido sitios en lugares ‘inhóspitos’ del teatro, explica Diego Chang, vocero del TSA. Es parte de una agenda de actividades especiales de aniversario, y en este caso, diferentes artistas tomarán espacios que el público rara vez tiene ocasión de visitar, como la terraza y los camerinos. Poco a poco se irán revelando el resto de las ubicaciones. “La idea es que sea una sorpresa”, dice Chang.

En cuanto a los artistas invitados, después de La Napolitana llegará llegará el cantautor dominicano Alex Ferreira, el 15 de junio. La ecuatoriana-estadounidense Sara Ontaneda estará el 26 de julio, mientras que el guayaquileño Daniel Betancourt cantará el 11 de agosto. El 8 de septiembre será el turno de Los Intrépidos, seguidos de Cristina Morrison, el 20 de septiembre. Ricardo Pita estará en el teatro el 18 de octubre y Alex Eugenio tomará la posta el 8 de noviembre. Verde 70 cerrará el ciclo el 24 de noviembre.

Héctor Napolitano viene al Sánchez con renovadas esperanzas

La noche del viernes 20 de mayo, La Napolitana, banda conformada por Héctor Napolitano y su hijo Lucas, Sebastián Romano y Rodrigo Brañas, alistaban detalles para el concierto que darán este martes, en el que esperan enganchar al público con nuevo material.

Publicidad

“Nosotros, la comunidad —y lo siento en el alma— amamos escuchar las canciones del pasado, nos gusta llorar y enternecernos con lo que ya se hizo, y somos reacios a aceptar la nueva creación de tantos artistas que han crecido”, dice Napolitano, quien se resiste a la repetición.

“Los artistas necesitamos decirle a la gente: Esto hago yo, no soy el mejor ‘interpretando a’, sino que me llamo Héctor Napolitano, Ricardo Pita, Guillermo Mosquera o Stanley Parker; en fin, tanto autores guayaquileños que no han muerto en el intento pero están luchando”, afirma el cantautor de 67 años.

Así que esta serie de conciertos es una de las maneras de invitar a la gente a escuchar todo ese arte reprimido en los últimos años. “Bendigo a Ramón Barranco (director artístico del TSA) por crear una ventana a lo insólito, y lo insólito será decirle a la gente: Nosotros hacemos esto; no somos la industria, somos los abandonados de la industria”.

Foto: Teatro Sánchez Aguiar

Preocupado por tener a su banda lista y porque su audiencia reciba la magia de la música, “belleza, talento y honestidad”, Napolitano confiesa que a pesar de su más de medio siglo de experiencia en los escenarios aún se pone nervioso cuando se ve en gran formato, como esta semana en que se reconoció en una publicidad en una valla led en la calle. “Yo, un músico de a pie, un músico del pueblo... Me sentí sumamente nervioso”.

Publicidad

Por eso asegura que aunque tolere la indisciplina en la vida privada, cuando sale al escenario, no puede transigir. “Cuando yo hago un trabajo con los músicos, soy un tirano”, bromea. “No tengo amigos cuando se trata de ofrecerle al público mi música; o tocan bien o los boto. Me encanta disfrutar y que el público disfrute, me encanta que haya interacción. Esa amistad, esa ternura entre el público y yo es lo más parecido en entre la relación de un padre y un hijo, un hermano y una hermana, un novio y una novia, es así de de bonito”.

La Napolitana, confiesa, es un grupo de amigos, una banda que no tenía mayor futuro hasta hace poco. “Recién hace dos o tres meses volví a coger esperanza al grupo, porque es tan difícil vender, complacer con música propia. No somos entretenimiento de nadie, cuando la música es pura e improvisada, todo es nuevo; yo hago música fresca, que tiene que ver con el hombre de a pie, con la mujer trabajadora”.

En el concierto del martes, revela, habrá bloques de música improvisada, algo de country, boleros y sones. También habrá una muestra de ejecución de banjo, mandolina, tres cubano, y otras sorpresas que prefiere reservar. “Lo que ofrecemos es algo de orden y talento; la idea es sobrevivir con nuestro talento, en eso estamos trabajando, y se están abriendo las puertas; en julio habrá concierto en Guayarte y en agosto tendremos una antología de la música latinoamericana”.

¿Cómo conseguir las entradas para Sesiones Insólitas?

La intención es que el TSA pueda ser conocido desde otras perspectivas”, dice Chang. “Hay una mística para llegar a estos espacios, no solo vienes a ver un concierto, sino que el artista te cuenta su paso por el teatro, y que vivas esta experiencia de cultura, que es el lema de esta campaña de aniversario”.

Publicidad

Las entradas al primer concierto de Sesiones Insólitas pueden comprarse en boleterías, en el sitio web del teatro y en la aplicación para dispositivos móviles. Los tiquetes para el segundo espectáculo estarán disponibles a partir del 27 de mayo.

La idea es compartir con el artista y ofrecer un ambiente acogedor en exteriores. El Café Vinobar estará atendiendo, y la entrada ($ 25) incluye una cerveza de cortesía. La terraza tiene capacidad para 60 personas. (E)