Salió cerca de las 21:00. No quiso que su público siguiera esperando. Apareció en medio de luces y de los siete músicos que ya estaban en escena. Vestido de blanco y negro y con sus infaltables anteojos oscuros, Andrés Cepeda arrancó su show interpretando Mientras más pasaba el tiempo.

Luego de una larga ausencia en los escenarios ecuatorianos, el cantante colombiano aprovechó cada momento en el escenario ubicado en el salón principal del Centro de Convenciones de Guayaquil. Prosiguió su actuación con Enfermedad de ti y Déjame ir. “Si se ama hay que aprender a soltar”, dijo el bogotano antes de interpretar el tema que originalmente canta con sus colegas del grupo Morat.

El romance se sintió en el recinto donde la mayoría de los asistentes eran parejas, de toda edad, que entre tema y tema aprovechaban para cantarse mirándose a los ojos, abrazarse o tomarse de las manos. “Esta canción habla de las personas que hemos decidido enamorarnos y comprometernos”, señaló antes de presentar Por el resto de mi vida.

El concierto de Andrés Cepeda, en Guayaquil, arrancó minutos antes de las 21:00 en el Centro de Convenciones. Foto cortesía Christian Zambrano/Top Shows

Dos pantallas gigantes colocadas a los costados de la tarima central servían para que los asistentes de las localidades más alejadas del escenario vieran con mayor claridad al anfitrión de la noche. “Todos merecemos segundas oportunidades. ¿A quien no le han dado una segunda oportunidad?”, dijo antes de cantar El mensaje y Te voy a amar (ft. Cali y El Dandee), de su álbum Sal de la Tierra.

Publicidad

Hace dos días, el artista que comenzó su carrera en solitario en 1999 propuso un reto en sus redes sociales para quienes asistieran a sus shows en Ecuador. Cepeda pedía a sus fanáticos que compartieran sus historias de amor en su cuenta de Twitter. El relato que más lo cautivara recibiría una sorpresa.

Los ganadores de esta convocatoria digital fueron Douglas y Vanessa, dos jóvenes que tuvieron el privilegio de ser invitados al escenario durante una de sus interpretaciones. Lo mejor que hay en mi vida fue el tema que cantó para ellos, quienes al parecer –de la emoción– se concentraron únicamente en grabar el show.

Andrés Cepeda con una pareja de fanáticos a la que invitó a subir al escenario durante su concierto en Guayaquil. Foto cortesía Christian Zambrano/ Top Shows

Sus seguidoras fueron preparadas. Quienes estaban más cerca –por su ubicación en localidades– captaron su atención con pancartas. Se te nota, del álbum Día tras día, lo dedicó a una chica entre el público que le pedía un beso como mensaje en su cartel.

Voy a extrañarte la interpretó junto con su guitarrista y el coro que hacía el público que no dejó de cantar a viva voz cada uno de los temas que presentó en su recital.

Publicidad

El amor cambió la vida de Andrés Cepeda; en vísperas de sus conciertos en Ecuador lanza una canción que habla de su historia con Elisa Restrepo

Este concierto en vivo de Cepeda trajo a la memoria también el majestuoso espectáculo Sal de la tierra (nombre también de su disco) en streaming que ofreciera el intérprete en el 2021 y que desarrollara desde la Catedral de Sal de Zipaquirá. Dicha actuación fue una de las contadas presentaciones bien ejecutadas y producidas que los artistas internacionales crearan para el público durante la época de confinamiento.

El equivocado y Lo que había olvidado (canción dedicada a su esposa) fueron la antesala a las presentaciones con los artistas invitados de la noche.

Andrés Cepeda (i) junto con el ecuatoriano Sergio Sacoto. Foto cortesía Christian Zambrano/Top Shows

Entrando a las 21:50, Cepeda llamó al escenario al ecuatoriano Sergio Sacoto, a quien presentó como un amigo y artista al que quiere mucho para cantar juntos, aseguró, antes de interpretar con él Si todo se acaba.

Sacoto tuvo su momento en solitario para poner a bailar a los asistentes con El aguajal, un clásico de la agrupación Cruks en Karnak, de la que formara parte.

Publicidad

Al término de su intervención se apagaron las luces para retomar el romanticismo de la noche cuando se escucharon los primeros acordes de Besos usados. Luego de este sencillo, la guayaquileña Pamela Cortés se sumó al cartel de artistas invitados. Con ella cantó Lo que se va antes de cederle su espacio en la tarima para que la ecuatoriana interpretara a solas su tema Dicen.

Pamela Cortés junto con el cantante colombiano Andrés Cepeda. Foto cortesía Christian Zambrano / Top Shows

“Vamos a hacer un viaje por el tiempo. Estas fueron de las primeras canciones que interpreté cuando vine a Ecuador”, mencionó Cepeda antes de cantar El carpintero del amor, Amor gitano. Continuó con Magia, Mejor que a ti me va, Un ratito.

“Ojalá nuestros hijos y nuestros nietos sigan disfrutando de esta música que hizo celebrar y disfrutar a nuestros padres y nuestros abuelos”, expresó antes de cantar Piel canela.

El público quería más. No lo dejaba ir del escenario. Pidió que regresara y él cumplió su deseo. Retornó para interpretar Embrujo. Pasadas las 22:00, el cantautor Axel apareció para enamorar más a los espectadores. A dúo cantaron Tu amor por siempre, uno de los éxitos del argentino.

Andrés Cepeda junto con el cantante argentino Axel durante el show que se desarrolló en Guayaquil, este jueves 12 de mayo, en el Centro de Convenciones. Foto cortesía Christian Zambrano/ Top Shows

El espectáculo finalizó con Desesperado y Día tras día. ¿Valió la pena la espera? Absolutamente. Andrés Cepeda enamoró en cada letra y acorde con una acertada elección de los músicos que invitó a su show y este viernes llevará su magia a la capital ecuatoriana, en el Coliseo General Rumiñahui. (I)