La puesta en escena fue grandiosa. Daddy Yankee cumplió con todas las expectativas de la mayoría de sus seguidores que se dieron cita anoche en el estadio Alberto Spencer para ser testigos de la última presentación del ícono de la música urbana con este espectáculo que hoy desarrolla su segunda función en Ecuador, en el estadio Olímpico Atahualpa en Quito.

Fue en el 2005, cuando un joven reguetonero boricua aparecía en el mismo escenario para conocer a su fanaticada en el Puerto Principal. Ayer, 17 años después, el Big Boss o también llamado Rey del reguetón se despidió de su público con la gira La Última Vuelta World Tour, la octava en su carrera con la que fortalece además la promoción de su álbum Legendaddy (2022).

El público fue masivo desde el mediodía cuando aún fluía el tráfico con normalidad en las calles aledañas al estadio. Desde las 15:00, cuando se abrieron las puertas de acceso al recinto, el caos comenzó. Las filas eran extensas (se vendían las ubicaciones en ella), hubo calles laterales en las que era imposible transitar en medio de los puestos de venta de comida informal, robos a quienes estaban en espera (celulares, carteras e incluso boletos que tenían en mano). Otros no pudieron disfrutar del show, aunque tenían sus entradas a la mano y un gran número de ‘sabidos’ aprovecharon el caos para hacer desmanes e ingresar por la fuerza.

Publicidad

Concierto de Daddy Yankee en Quito, estas son las puertas por donde debe ingresar a cada localidad

Decenas de personas en la calle entre el COE y la Cooperativa Policía Nacional, hasta la zona de parqueo del estadio. Foto: Carmen Carchi

Desde adolescentes, grupos familiares, estudiantes universitarios, ‘fugados del trabajo’. Nadie quiso perderse la última presentación de Daddy Yankee, quien apareció en escena pasada las 21:00, cuando en la pantalla central de la tarima, después de apagar la iluminación del estadio, salió un reloj gigante en conteo regresivo. Cinco minutos más de espera para la función que a esa hora tenía un lleno total.

La imagen de un avión que simulaba aterrizar en el escenario mostraba al ‘jefe’ en holograma como previa a la primera canción de la noche Campeón. Los gritos de la concurrencia retumbaron apenas se lo vio en vivo. Ramón Luis Ayala Rodríguez (nombre de pila del músico) encendió la fiesta, contra todo pronóstico, un martes, con un ambiente que parecía más bien viernes antes del inicio de un feriado.

El repertorio fue variado. Hizo un recorrido de varios de sus éxitos para tratar de complacer a todas las generaciones que lo han respaldado desde hace 32 años, cuando aún el género no estaba definido y aparecían los artistas que actualmente se han convertido en estrellas de este rubro.

“Cada vez que vengo a Ecuador siempre es una noche inolvidable, una noche mágica y que bueno que están aquí para la última vuelta de este servidor, gracias por venir aquí y hacer un recuerdo para mí memorable y cuando regrese a Puerto Rico decir: Ecuador conmigo”, dijo en los primeros minutos del show, mientras en los exteriores se registraban tumultos, reclamos y tumbaron puertas para acceder al establecimiento.

Publicidad

Problema, Rompe, Machucando, Lo que pasó pasó, Rumbatón, Ella me levantó pusieron a bailar a los presentes que contorneaban sus cuerpos entre quienes se pasaban de una localidad a otra y el ir y venir de vendedores de bebidas (que sobrepasaban los $ 100 por botella y snacks que costaban más de $ 5). Efectivamente había delegaciones de autoridades adentro del estadio, pero empezado el concierto, nadie ejercía control o supervisión dentro de las localidades.

Mayor que Usted, No me dejes solo, (ft. Wisin y Yandel, que aparecieron en video), Tu príncipe, Yo voy (ft. Zion y Lennox), Sal y perrea remix (ft. Sech y J Balvin), Soltera remix (ft. Lunay), Llamado de emergencia, Shaky Shaky, Baila (ft. Ozuna), China (ft. Anuel AA, Karol G, Ozuna & J Balvin), Gangsta Zone (ft. Snoop Dogg), Somos de calle, La Santa, X Última vez (ft. Bad Bunny), Agua, (ft. Rauw Alejandro x Nile Rodgers), Yo nunca me quedo atrás, Métele con candela, Que tire pa’ lante.

Guayaquil, 4 de Octubre del 2022 Vida y Estilo: Concierto de Daddy Yankee en el Estadio Modelo Alberto Spencer. Foto: José Beltrán/ El Universo Foto: El Universo

“Muchas gracias a todos por darme el apoyo desde que comencé, a los medios, radios, pódcasts. Un chamaquito que empezó de cero, de una familia no pudiente, sin dinero y siguió su sueño y logró hacer muchas cosas con esfuerzo y disciplina y si usted está estudiando y trabajando, en lo que se dedique, si usted está luchado, este es un testimonio de vida aquí, que vino de cero y lo logró, significa que si usted me está viendo, usted puede también, un chamaco de calle, ciento por ciento, logró conquistar sus sueños, nada es imposible”, recalcó en una pausa que hizo para dirigirse al público, que lo dejó sin palabras mientras coreaban: ¡Olé olé olé Daddy Daddy! A sus fans les pidió, que si lo ven por las calles no se olviden de invitarlo a comer o a tomar un café.

Clásicos como ‘Rompe’, ‘Lo que pasó, pasó’ o ‘Gasolina’ forman parte del ‘setlist’ de Daddy Yankee para sus conciertos de La Última Vuelta

Daddy Yankee es una leyenda viviente, un artista que se construyó a sí mismo, definió el género urbano y lo popularizó -junto con otros exponentes- hasta conquistar mercados inaccesibles para otros referentes latinos. Leyendaddy, como se leía en la impresión de su camisa, demostró en vivo que, aunque se despida (realidad que sus fans esperan no sea del todo cierta) su música seguirá sonando. Grandioso espectáculo para quienes pudieron ingresar y bailar en medio de una jornada que no contó con una logística efectiva para la multitud de asistentes y que además dejó insatisfechos a quienes compraron boletos y se quedaron afuera del show. (E)