Camilo ha inundado ayer Pamplona con un concierto en el que ha dejado mucho ritmo, bailes sobre el escenario y mucho, mucho buen rollo que ha sido respondido de buena gana por un público que no ha dejado de cantar y bailar sobre los asientos.

Más de uno ha sufrido por momentos el no poder ponerse de pie y tener que contentarse con mover los hombros y brazos con un Navarra Arena repleto de grupos jóvenes y parejas, aunque también se ha respirado un ambiente familiar con muchos niños, algunos de muy corta edad.

A ellos se ha dirigido en un momento del espectáculo Camilo, que ha levantado las manos de aquellos para quienes hoy ha sido el primer concierto de su vida y ha invitado a una de ellas, una niña de 4 años a que suba al escenario y le entregue un dibujo deseándole: “Lo que sea que tú estés soñando lo puedas alcanzar”.

El concierto se ha enmarcado en Mis Manos Tour, una gira con la que Camilo está actuando por primera vez por España y que, desde que comenzara el pasado 7 de julio en Murcia, ha ido agotando las entradas a la venta en todas las ciudades por las que ha pasado.

Publicidad

Pamplona no ha sido la excepción y con el cartel “sold out” colgado desde hace tiempo aproximadamente 3.200 personas han disfrutado del espectáculo en un pabellón que tímidamente va recuperando aforo y ha habilitado ya todas su gradas.

El concierto ha comenzado con un sobresalto general que ha hecho saltar a muchos de su asiento al cortarse la música ambiente con un fuerte “buenos días” de la voz en off que informaba sobre el obligado cumplimiento de las medidas sanitarias, pero a partir de ahí todo ha ido in crescendo con una sucesión de ritmos pegadizos que no han dejado indiferente a nadie.

La fuerte ovación al apagarse las luces, unos golpes de percusión y un rasgueo de ukelele han sido la alfombra roja que ha llevado al cantante a lo alto del escenario, donde ha apostado fuerte desde el principio con ‘Favorito’, uno de los éxitos del disco con el que se ganó el cariño de muchos de sus seguidores, ‘Por Primera vez’.

Ha seguido el repaso de su primer LP con ‘Tútú’, tema tras el que ha dado la bienvenida a su querida tribu en la que, según ha dicho, es su primera vez en Pamplona. “Hoy oficialmente se levantan al mismo tiempo y por primera vez mis manos y sus manos”, les ha dedicado dando paso a ‘No te vayas’.

Su último álbum, ‘Mis manos’, ha subido al escenario con ‘Millones’, tema en el que ha aludido directamente a los pamploneses despertando las palmas del pabellón.

El colombiano ha hecho especial mención a sus compatriotas presentes entre el público recordando lo grande que veía el océano que lo separaba de España cuando era niño, y es que en su mente era “un universo imposible de transitar”.

Publicidad

“La primera música de la que me enamoré fue la de este país, de España, y agarré la guitarra y empecé a escribir canciones soñando en el día en que mis garabatos cruzaran el océano”, ha relatado considerando que el hecho de que este sea el primer país que visita en su primera gira “es una prueba de que los sueños se hacen realidad”.

“Muchas gracias por estar hoy conmigo respirando ‘El mismo aire’”, ha referido el artista dando paso a este tema, que ha abierto un hueco a un reposo en el que ha aprovechado para agradecer a Pablo Alborán por haber cantado junto a él este tema puesto que “si no fuera por él ese primer puente que trajo mis canciones hasta acá no habría sido posible”.

Ha seguido recorriendo este camino de melancolía con ‘Manos de Tijera’ guiado por decenas de linternas que le han marcado el camino hasta ‘La difícil’ para volver a caldear el ambiente con ‘Mareado’.

Uno de los momentos más emotivos de la noche se ha vivido con ‘Por primera vez’, que ha definido como una de las canciones más importantes de su vida. “Quiero recordar ese día en el que fui caminando y le dije que sí a mi esposa” ha dicho mientras hacía una videollamada con su pareja.

A ella, Evaluna, fue a quien él escribió su primera canción, ‘Medualina’, pero en esta ocasión ha decidido dedicársela a sus padres, que han disfrutado del concierto sentados en primera fila.

Los aires mexicanos de ‘Tuyo y mío’ han dado paso a otros temas como ‘Despeinada’, ‘Tattoo’, ‘Ropa cara’ o los ritmos de bachata de ‘Bebé’, canción con la que ha animado especialmente a los asistentes a bailar sentados, un público que le ha respondido entonando junto a él y a cappella uno de los estribillos.

Los últimos compases del concierto los ha dado con ‘Desconocidos’ y ‘Kesi’ para culminar por todo lo alto con un claro alegato: “Es por noches como estas que yo puedo decir que tengo ‘Una vida de rico’”. (E)