Los miembros de la banda Backstreet Boys AJ McLean y Nick Carter y los de NSYNC Joey Fatone y Lance Bass están considerando posibilidades después de que su primera presentación como Back-Sync se vendiera por completo en el complejo Grove de Los Ángeles, el pasado 18 de junio.

“Esto ha estado sucediendo desde hace un largo tiempo”, dijo McLean a la revista Variety. “Todo el mundo ha deseado que hagamos algo juntos”.

“Es interesante tener a los cuatro haciendo equipo, lo que nunca se ha visto antes”, añadió Fatone. “Los fanes de BSB son muy leales”, reconoció, pero añadió que han entendido que el mundo ha cambiado, su público ha crecido, y ahora está bien que a alguien le gusten los dos grupos.

La rivalidad entre los fanáticos en la era de las bandas de chicos a finales del siglo XX era intensa. Carter bromea con que nunca hubiese podido imaginar una colaboración en ese tiempo. “¿Hace veinte años? ¡Rayos, no!”, rio. “Aún no entiendo por qué no pudimos hacer más cosas en común, pero sí sabíamos que había ejecutivos evitándolo, y otras cosas que sucedían detrás del escenario. Pero mejor tarde que nunca, ¿no?”.

Publicidad

Carter añadió que colaborar con NSYNC después de ser un Backstreet Boy durante 28 años fue refrescante. “La dinámica es diferente”, menciona el músico, que ya tuvo la experiencia de trabajar con Jordan Knight, de New Kids on the Block. “Es emocionante y divertido, es una personalidad totalmente nueva que no había en tu propio grupo”.

“Simplemente encaja”, opinó McLean. “Nosotros cinco (BSB) aún funcionamos, pero la sensación es diferente. Es como haber estado en una relación por mucho tiempo, te tomas un descanso, conoces a alguien nuevo, es fresco y emocionante”.

El primer concierto como Back-Sync incluyó los éxitos I Want It That Way (BSB) y Bye Bye Bye (NSYNC). Los cantantes dijeron que es el inicio de una serie de proyectos conjuntos, a los que esperan invitar a exmiembros de otras bandas para armar un “supergrupo”.

Durante el evento se expresó apoyo a la comunidad LGBTQ y se entregó un millón de dólares en criptomoneda para el Proyecto Trevor, que busca salvar la vida de jóvenes de esta parte de la población.

“Al menos una persona LGBTQ intenta suicidarse cada 45 segundos en Estados Unidos”, dijo el director del Proyecto Trevor, Amit Paley. (E)