En el 2001, un joven de 20 años aparecía en la escena musical con un disco en el que depositaba sus sueños, sus anhelos y su futuro. ¿Qué pides tú? fue el disco que le abrió todas las puertas al español Alejandro Martínez de Ubago Rodríguez, quien se diera a conocer a nivel mundial como Álex Ubago, y quien conquistó con sus letras profundas y románticas a una fanaticada fiel que lo ha seguido desde sus comienzos.

Veinte años después, justo el tiempo que tiene de trayectoria, giras y conciertos, el compositor celebra este tiempo con más música, acompañado de los amigos que ha encontrado en el camino y con el cariño de su público, que es vital para él. Desde su estudio, el artista de 40 años se conecta con Diario EL UNIVERSO para compartir detalles del reciente estreno de la nueva versión de A gritos de esperanza, uno de sus éxitos que ahora interpreta junto con Jesús Navarro, vocalista de la agrupación mexicana Reik y que es parte del álbum que estrenará en el 2022.

Además, comparte la importancia de la influencia de su madre en su carrera y de cómo ella ha soñado con él durante estas dos décadas de trabajo.

Celebra dos décadas en la música. ¿Qué ha sido lo más difícil y gratificante de su carrera en este tiempo?

Publicidad

Si pongo en una balanza los momentos difíciles o complicados y los momentos buenos y gratificantes, gana por goleada lo bueno, lo gratificante. Quizás lo más difícil puede ser el hecho de lo que implica esta profesión, de pasar mucho tiempo lejos y fuera de tu casa, sobre todo cuando estás de gira, de promoción; y en mi caso, más aún, que tengo la suerte de llevar mi música a muchos lugares y lejanos a mi casa también, y sobre todo a América.

Eso implica muchas veces estar mucho tiempo lejos de casa, sin ver a tu familia; ahora que soy papá, pues, a mis hijos, mi mujer, mis padres, mis amigos. Esa es la parte que a veces se me ha hecho más difícil. Igual en giras largas ha habido momentos en que se me ha podido hacer más duro. Yo creo que eso sería lo más difícil, porque no creo que hubiera momentos oscuros de mi carrera. Igual estar de gira y ponerte enfermo o malito e igual salir a dar un concierto, pero nada que me genere malos recuerdos. Esa es la verdad.

Momentos gratificantes, todos. Cientos, miles de momentos, noches de conciertos, compartir con personas maravillosas, con fans, con seguidores de tantos países, de tantos lugares, de conocer amigos en diferentes sitios, conocer compañeros entre artistas, músicos, productores con los que he tenido la suerte de poder trabajar. He conocido lugares, he vivido aventuras, experiencias maravillosas, he vivido experiencias que ni en mis mejores sueños me hubiera imaginado.

¿En qué etapa se dio cuenta de que su sueño se hizo realidad y lo estaba viviendo?

Esas sensaciones comenzaron a ocurrir, creo, desde el primer disco, que tuve la gran suerte de que mi primer disco conectó mucho con la gente. El disco tuvo mucho éxito, cosa que nadie de mi equipo ni yo esperamos en esas dimensiones, porque era mi disco debut, del que se editaron en España 8.000 copias en un principio y de repente aquello empezó a crecer, a crecer y llegó a ser un disco que vendió un millón y medio de copias en el mundo. Aquello cambió mi vida, y ya con el primer disco, cuando aquello explotó en el año 2002, fue cuando empecé a vivir situaciones que eran hasta un poco surrealistas para mí.

Yo me pasaba el día pellizcándome porque no me podía creer lo que estaba pasando. Desde ese momento hasta hoy, la verdad es que no podría creer lo que me estaba pasando y hasta hoy.

Publicidad

¿Se sigue pellizcando?

Muchas veces, y me pellizco ahora para creerme que no estoy soñando y viro la vista atrás y veo que han pasado 20 años y sigo aquí, y sigo viviendo de esto y sigo haciendo lo que más me gusta y que siga habiendo mucha gente que siga escuchando mi música. Me siento muy afortunado y agradecido por ello.

A gritos de esperanza es uno de los sencillos elegidos para el nuevo disco, que en esta ocasión lo interpreta junto con el mexicano Jesús Navarro, de Reik. ¿Cómo se dio esta colaboración y cómo ha sido el proceso de grabación de este álbum?

La verdad es que trabajar con Jesús ha sido maravilloso. Jesús es un artista que para mí no podía faltar en este álbum, que en realidad es un álbum compartido con amigos. Como sabes, es un álbum en el que he regrabado mis éxitos en colaboración con otros artistas. Son 18 canciones, 18 colaboraciones, todos son amigos, son artistas con los que tengo una relación cercana, a los que he tenido la suerte de poder conocer en algún momento de mi carrera.

En el caso de Jesús, fue uno de los primeros compañeros a los que llamé para acompañar el disco y él estuvo desde el minuto uno feliz y dispuesto a acompañarme. La elección de la canción surgió por conversaciones con él. Me contó lo importante que había sido para él mi primer disco y concretamente esta canción, por eso decidimos regrabarla juntos, y es el primer adelanto de este disco, del cual no te puedo contar mucho más, porque, aunque lo estoy deseando, llevo muchos meses trabajando en el proyecto.

¿Cuándo comenzaron a grabar el disco?

El disco lo hemos grabado entre enero y junio de este año 2021, pero ya venía planeando todo y preparándolo en el repertorio, en los invitados, en el productor y dónde íbamos a grabarlo.

¿Fue fácil elegir los 18 temas de este disco entre el extenso repertorio de los 20 años?

Bueno, pusimos un límite. Al principio iba a grabar 15 o 16 canciones de las 18; no quisimos grabar más porque nos parecían suficientes. Y la verdad es que (...), cuando me puse un poco a decidir y elegir de mi repertorio, hubo 12 o 13 canciones que no podían faltar, que yo creo que eran obligadas, porque han sido los singles más importantes de mi carrera, que más se han conectado con la gente que disfruta mi música.

Y luego, sí es verdad que hubo un espacio para 4 o 5 canciones más, que ahí me costó un poco más decidirme; quizás esas canciones las elegí un poco más por una cuestión más personal con ciertas canciones, también pidiendo opinión a gente de mi equipo, mi productor y teniendo en cuenta también a los fans, hemos puesto las canciones que más les gustan a mis seguidores, que se escuchan y más piden en los conciertos.

Uno de los temas del disco lo grabó junto con su madre (Antonia Rodríguez). ¿Cómo fue invitarla y grabar con ella en el estudio? ¿Su mamá también canta?

Así es, sí, mi mamá canta muy bien y a ella le gusta mucho cantar, desde siempre. Fíjate que ella, cuando era joven, soñaba, soñó también con dedicarse a esto y, de alguna manera, luego, por circunstancias de la vida, luego no pudo realizar su sueño, pero lo vio realizado en mí. Es una historia muy bonita. En casa siempre hemos cantado, ella es culpable de gran parte de mi amor por la música y hacía mucho tiempo que quería grabar algo con ella y por fin se ha podido hacerlo. Hemos grabado una canción muy especial juntos y ha sido muy bonito la verdad, grabar con ella y poder por fin hacer realidad ese sueño que teníamos los dos. (E)