El 22 de junio de cada año, los fanáticos del Escarabajo en Ecuador y el mundo celebran el día internacional de este icónico vehículo de Volkswagen, como una manera de rendir tributo a un modelo que dejó una marca imborrable en la historia automotriz.

Conocido como Pichirilo en nuestro país, Vocho en México, Fusca en Brasil, Käfer en Alemania y Maggiolino en Italia, entre otras denominaciones, se convirtió en el vehículo con la producción continua más larga de un mismo diseño (1948 – 2003). De hecho, su popularidad y fiabilidad también le ayudaron a conservar el título del auto más vendido del mundo hasta 1997.

A los mercados latinoamericanos el Escarabajo llegó en 1953, y seis años después empezó su producción en la fábrica de Sao Paulo, la primera que inauguró Volkswagen fuera de Alemania. Y a aunque los últimos ejemplares llegaron a Ecuador a finales de los años noventa, aún existen miles de unidades y muchos aficionados que le demuestran su afecto de diferentes maneras.

Publicidad

Una de ellas tuvo lugar el pasado sábado, cuando se llevó a cabo una concentración y caravana que recorrió diferentes calles y avenidas del norte de Quito, a propósito de la efeméride.

La celebración del 22 de junio recuerda que ese día de 1934 se firmó un acuerdo entre el ingeniero Ferdinand Porsche, considerado el creador del Escarabajo, y la Asociación de la Industria Alemana del Automóvil, para iniciar el desarrollo del vehículo, que se interrumpiría cuatro años después con el inicio de la Segunda Guerra Mundial.

“El Escarabajo no es solo un vehículo, es un símbolo de historia, innovación y durabilidad. Nos sentimos orgullosos de celebrar su legado y de seguir ofreciendo a nuestros clientes una experiencia de conducción inigualable con la nueva generación de vehículos Volkswagen”, dijo Vanessa Prados, gerente de Marketing de Volkswagen Ecuador. (I)