Desde la primera temporada de la serie biográfica de Luis Miguel (en Netflix) los seguidores del Sol de México se han interesado más que nunca sobre la polémica desaparición de su madre Marcela Basteri.

Hasta el día de hoy se desconoce lo que realmente ocurrió con la progenitora de Luismi, un misterio que tal vez pueda ser descifrado en la tercera y última entrega de Luis Miguel: la serie, que se estrenó el jueves 28 de octubre. O tal vez no.

Mientras la incógnita persiste, Adua Basteri, tía abuela del intérprete mexicano, quien asegura haber sido la última persona en tener contacto con su sobrina antes de su desaparición, ha revelado íntimos detalles sobre la última comunicación entre ambas.

“Marcela vino a Italia para visitar a su padre y encontrarse con su familia”, comentó Adua en el programa mexicano de televisión Ventaneando (de TV Azteca). “No le preguntamos nada, porque dijo que se llevaba bien con su marido y que todo estaba bien”.

Publicidad

La pariente recordó que a Marcela la acompañaba Sergio, su hijo menor y quien entonces tenía tres años, porque su segundo vástago, Alejandro, estaba con sus abuelos paternos en Madrid. Durante el tiempo que Marcela estuvo con su tía nunca mencionó tener problemas con su esposo. “No nos dijo absolutamente nada. Si ella hubiera contado cómo iban las cosas con su marido, no la hubiera mandado a España”, advirtió.

Quería quedarse en Italia, pero su esposo la llamó porque tenía que ir a Chile a firmar para Micky, porque de lo contrario no podría cantar. Sin embargo, el mánager me llamó y me dijo: ‘Tía Adua, no es necesario que Marcela y Luisito vengan a firmar por Micky para que pueda cantar, esa es mi responsabilidad’. Luis Miguel era menor de edad y no podía cantar si no había firma de los padres; por eso Marcela se fue a España”.

Luis Miguel durante un concierto en Buenos Aires, Argentina, en el 2019.

De acuerdo con la tía, Marcela (quien se encontraba en la casa de Las Matas, donde algunos creen que falleció) dijo que iría a Chile también, pero ella desconoce si el viaje se llevó a cabo. “Estaba hablando con teléfono con Marcela y le dije: ‘¿Te vas ahora?’. Ella dijo: ‘Sí y nos vemos en un mes’. Le dije: ‘¿En un mes?’, y que me parecía un poco exagerado. Respondió: ‘No, no, tía, no te preocupes, en un mes, en cuanto vuelva te llamaré de inmediato’. Y no me ha vuelto a llamar”, mencionó.

Según Adua, su sobrina quería regresar a vivir a Italia porque “le gustaba mucho estar con su padre”. De hecho, le comentó que tenía una cuenta a su nombre en Suiza, donde había dinero que Luis Miguel había ganado. “Me dijo: ‘Tía, ¿con 20 millones al mes vivimos en Italia?’. Dije: ‘¿Estás bromeando? Me los das y te hago vivir como reina’. Dice: ‘Porque con el dinero que tenemos en Suiza sacamos 20 millones de intereses’”.

Luisito quería que mi sobrina le firmara para tener la cuenta corriente a su nombre, porque estaba a nombre de Marcela”, reveló. “También la casa, las joyas. La casa de Madrid no sé si estaba escriturada. Y luego mi sobrina también me dijo: ‘Tía, cuando Micky tenga 18 años se dará cuenta de que su padre le ha comido el alma y ya verás qué pasa’”.