Ricardo Montaner tiene un lugar muy especial en su corazón para la ciudad que lo adoptó. Aunque nació en Argentina, fue en Venezuela donde vivió su infancia y adolescencia.

Recientemente, el cantante decidió regresar a Maracaibo, donde creció, y no lo hizo solo, sino en compañía de sus hijos, Mau y Ricky. Este esperado reencuentro con sus raíces generó una gran emoción entre los habitantes de la ciudad.

“Ricardo no me canta, pero es muy romántico”: Marlene, la matriarca del clan Montaner revela cómo es la cima del cielo

El reconocido intérprete de “La Cima del Cielo”, de 65 años, sorprendió a muchos al hacer su aparición en la ciudad petrolera ubicada al oeste de Venezuela. En su visita recorrió los sitios más icónicos de la localidad y compartió momentos especiales con algunos de sus ciudadanos.

Publicidad

Aunque el cantante no había anunciado su visita a la ciudad, el pasado 4 de agosto expresó en su cuenta de X (anteriormente Twitter) su deseo de regresar al país donde creció y donde nacieron sus cinco hijos.

Ricardo Montaner en Maracaibo

Tras nueve años de ausencia, el cantante regresó a Venezuela y el pasado 28 de agosto recorrió algunos puntos de Maracaibo junto a sus hijos.

Así luce Índigo con 1 año: Evaluna Montaner muestra en un video a Camilo bailando con su hija entre sus brazos y los fans comentan cuánto ha crecido la niña

Juntos se presentaron en la Calle Carabobo, un lugar emblemático del centro de la ciudad, donde interpretaron gaitas, un género musical autóctono, que forma parte de la identidad cultural de la región.

Publicidad

A través de las redes sociales, los marabinos que lo reconocieron difundieron fotos y videos del artista en la localidad. Incluso el propio Montaner compartió varias imágenes de su visita en su perfil de Instagram y publicó un video en su cuenta de TikTok.

¿Ricardo Montaner está en la ruina? Su telonera en la gira de Estados Unidos dejó evidencia en redes sociales de los desafíos que sorteó

Durante su presentación, el cantante no solo deleitó a todos con su inconfundible voz, sino que también compartió gratos y emotivos momentos. Fue una velada llena de música, nostalgia y celebración de la cultura local de ese país. (E)

Te recomendamos estas noticias