El depredador sexual convicto y exsuperestrella de R&B R. Kelly fue puesto bajo vigilancia suicida en la cárcel de Brooklyn donde está detenido después de haber sido sentenciado a 30 años de prisión a principios de esta semana, dijo su abogada.

La abogada defensora Jennifer Bonjean afirmó que Kelly fue puesta bajo vigilancia como castigo por los guardias en el calabozo, que ella dijo que funcionaba como un “gulag”, publicó The new York Post.

“El señor Kelly fue puesto bajo vigilancia suicida por razones puramente punitivas en violación de sus derechos de la Octava Enmienda. El Metropolitan Detention Center (MDC) tiene la política de colocar a personas de alto perfil bajo las duras condiciones de suicidio, ver si son suicidas o no (esto se hizo recientemente con Ghislaine Maxwell)”, dijo Bonjean en un comunicado, refiriéndose a la co-conspiradora de Jeffrey Epstein que también está encerrada en la cárcel de Sunset Park.

“MDC Brooklyn está funcionando como un gulag (campos de concentración soviéticos) He hablado con el señor Kelly después de su sentencia, expresó que estaba mentalmente bien y solo mostró su preocupación de que, aunque no tenía tendencias suicidas, el MDC lo colocaría bajo vigilancia suicida”, agregó.

Publicidad

Bonjean no dio más detalles sobre qué era tan duro con la vigilancia suicida, pero un exdirector del MDC le dijo previamente a The Post que incluye vigilancia las 24 horas por parte de un guardia u otro recluso.

Un portavoz de la Oficina Federal de Prisiones se negó a comentar sobre Kelly, pero dijo que están “comprometidos a garantizar la seguridad de todos los reclusos de nuestra población, nuestro personal y el público”.

La abogada Gloria Allred (d) con Lizzette Martinez (i) y Jovante Cunningham (2-i), dos de las mujeres que han acusado a R. Kelly de abuso sexual, en una conferencia de prensa fuera del Palacio de Justicia de los Estados Unidos después de que el excantante de R&B fuera sentenciado a 30 años de prisión. EFE/EPA/JUSTIN LANE Foto: JUSTIN LANE

Tras años de rumores de abusos sexuales a mujeres y menores, el 27 de septiembre pasado, un jurado en Nueva York le declaró culpable de once cargos, entre ellos crimen organizado. Y este miércoles, Kelly, de 55 años, fue sentenciado a 30 años de prisión por extorsión y otros cargos relacionados con una empresa criminal que dirigió durante décadas y que le permitió aprovecharse y abusar sexualmente de varias de sus admiradoras y otras personas a las que atrajo a su círculo íntimo.

Su abogada Jennifer Bonjean, dijo a la jueza que su cliente era “producto de una infancia caótica”, víctima de abusos sexuales, con problemas de aprendizaje y acoso.

Publicidad

“El señor Kelly rechaza ser el monstruo” que han hecho de él las víctimas y los medios, dijo Bonjean, que pidió una sentencia más suave con estas circunstancias en mente.

“Depredador sexual”

Para la fiscalía, Kelly “era un depredador sexual”.

“Creó un círculo cercano que hizo creer a las víctimas que eran su propiedad” y “controlaba todos sus movimientos” o “con quién tenían que hablar”, dijo la fiscal Elisabeth Geddes.

“Les hizo tener sexo con otras mujeres y otros hombres” y si trataban de abandonarle tomaba “represalias” o las “acosaba en las redes sociales”, añadió Geddes, que lamentó que el acusado “no haya reconocido ninguna responsabilidad y siga propagando que no hizo nada malo”.

Publicidad

Además de la condena, que le llevará a pasar prácticamente el resto de sus días tras las rejas, la jueza también ordenó que el cantante sea sometido a un tratamiento por desórdenes sexuales y psicológicos.

Para el 28 de septiembre, ha sido convocado otra audiencia para definir la multa que tendrá que pagar a las víctimas en vista del estado de sus finanzas. (I)