En la última ceremonia de los premios ITV 2023, que retomaron su formato presencial luego de tres años de pandemia, el youtuber Logan (también conocido como Logan & Logan) recogió la estatuilla como el mejor youtuber del Ecuador. Es una distinción que recibió por segundo año consecutivo.

En su discurso de agradecimiento, la celebridad digital de 35 años recordó que en sus inicios, hace casi 10 años, nadie consideraba la carrera de youtuber como una profesión seria. Pero, en su caso, lo es. Es un oficio que le permite unir varias facetas profesionales que ha ido construyendo con la experiencia, el tiempo, y la formación de sus primeros años: es un actor (graduado justamente de ITV), comunicador, creador y productor audiovisual de su propio contenido, y un entrevistador aficionado.

Cuando empecé esto la gente ni siquiera sabía qué era un youtuber, aquí en Ecuador al menos. Entonces me siento muy bacán, muy bien, que hoy en día se reconozcan las plataformas digitales como YouTube, como TikTok, Instagram... porque se ha ampliado bastante el espectro para poder comunicar y entretener a la gente. YouTube me ha dado muchísimas cosas bonitas, me dio la oportunidad de hacer un carpool con Don Alfonso (Espinosa de los Monteros), fue de las mejores experiencias que he tenido, y me ha llenado de bastante gente que me aprecia”, expresó el creativo en la velada.

Publicidad

Logan en los premios ITV 2023, cuando recogió la estatuilla como el mejor 'youtuber' del país. Foto: Cortesía

Ciertamente, uno de los contenidos más difundido de Logan son sus entrevistas tipo carpool, que han convocado a los famosos ecuatorianos, de todos los sectores, en su automóvil recorriendo variados puntos de la ciudad, mientras él maneja y conversa con ellos a la vez.

La gente subestimó mucho tiempo el internet, subestimó mucho tiempo YouTube y hoy en día a mucha gente le da de comer. Y no solo YouTube, sino que el espectro se ha ampliado, por TikTok, Instagram, Onlyfans, hay de todo en Internet hoy en día para crear contenido y que las personas te sigan”, dice Logan en esta entrevista.

¿Nos puedes recordar cómo nació el personaje de Logan?

Fue hace muchísimos años y de hecho ni siquiera nació en el canal de YouTube, sino cuando en televisión trabajaba con Francisco Pinoargotti, como actor de planta de su programa. Desde allí se conoció que a mí me decían Logan mis amigos. Yo quería darme a conocer con mi nombre real, sin embargo, él me dijo que no, porque no pegaba mucho para la televisión. Entonces me quedé con Logan, que era mi apodo. Luego cuando dejé de trabajar con él, muchas de las ideas que le proponía a Francisco y me decía que no, decidí ponerlas en práctica en mi canal de YouTube. De eso, hace nueve años que en octubre se cumplieron.

Publicidad

¿Y por qué Logan?

Porque me gusta Wolverine, el de los X-Men, me gusta mucho desde ‘peladito’ y creo que mis amigos me veían como “traumado” con el personaje.

¿Cómo es tu relación con Francisco Pinoargotti ahora?

Nos hemos vuelto a topar, por supuesto, hay una relación de camaradería, de cordialidad. Estuve ayudándolo con una obra de teatro que él presentó, grabé algunas cositas como tipo carpool para el opening de su obra de teatro, pero no jamás hemos conversado acerca de esto.

Publicidad

A propósito de lo que dijiste en los premios ITV sobre ser youtuber, que se ha vuelto más aceptado y ahora muchos niños dicen que quieren ser youtubers. ¿Qué opinas de eso?

Que sí es un tema serio, porque aunque el contenido te puede hacer reír, sigue siendo un trabajo serio. Aunque hoy en día sigue habiendo un sesgo, pero yo creo que todo tiene que ver con la generación. Hay gente que todavía se rehúsa a las redes sociales, pero si los niños dicen “quiero ser youtuber” es porque han crecido viendo youtubers, viendo influencers, para ellos es real.

Yo tengo un hijo y él quiere ser youtuber, porque ha visto al papá que se dedica eso y que lo toma en serio. Lo veo como un trabajo audiovisual, que cada vez pulo más mis producciones, quiero que sean de mayor impacto para la sociedad y todo empezó con una camarita y con la informalidad de un chico hablando en Internet. Yo estudié actuación, estudié Publicidad, estuve con Francisco, hice horas de teatro con Lucho Aguirre (+), me rodeé de gente que me enseñó mucho, aprendí a confiar en mi talento y le aposté.

Logan en Guayaquil. Foto: Cortesía
Pero tal vez no todos los niños tienen claro lo que implica ser un youtuber, y los contenidos que pueden hacer.

Es como que un niño te diga “yo quiero ser astronauta”, tampoco lo tiene claro del todo. No sabe que tiene que matarse estudiando física, ingeniería cuántica. No todo el mundo lo logra y creo que también pasa en las redes sociales, no todos los que lo intentan lo van a lograr. Es cuestión de perseverancia, de lucharla y realmente tomárselo en serio. Pero tampoco le voy a cortar las alas a un niño que me diga que quiere ser youtuber, porque en su vida van a haber más cosas, va a conocer más cosas y él decidirá qué quiere con esto.

¿A ti te gustaron las cámaras desde siempre?

¡Siempre! De ‘peladito’ quería ser actor, quería actuar en películas y en series. Por eso estudié actuación, pero me fui por un camino un poco distinto, pero que tiene que ver aún con la producción audiovisual.

Publicidad

Y te gustó también hacer entrevistas.

Sí, me gusta mucho. Fue difícil, porque al principio me daba vergüenza. La primera vez que hice unas entrevistas, como hace 11 o 12 años, para un canal de YouTube con un amigo. Nos fuimos de ‘locos’ a hacer entrevistas a eventos, a la calle... Luego en PHD, porque Francisco nos llamó a raíz de que nos vio en Internet. Nos daba mucha vergüenza, esto ya era televisión y también era un poco más formal. Me moría de miedo, sin embargo, lo hice bien, vocalizaba bien. Entonces me di cuenta que se me daba bien a pesar de la vergüenza.

Cuando llegó el momento de hacer entrevistas en la calle para mi canal de Youtube, también me di cuenta de que era recursivo. Como estudié teatro me enseñaron a improvisar muchísimo. Ahora hago carpools y entrevisto a personalidades que la gente reconoce y que si lo hago mal, se va a notar, pero tengo la fortuna de formar una camaradería con la persona con la que estoy hablando.

¿Qué les respondes a las personas que dicen que el formato carpool es copiado?

Todo está inventado. No lo veo como copiar. ¿En Internet cómo puedes controlar que millones de personas no hagan lo mismo? Pero cada quien tiene su estilo marcado y por eso despuntan. No estoy de acuerdo con eso de que he copiado.

¿Cuál ha sido la entrevista que más te ha gustado?

Sin duda alguna cuando entrevisté a Don Alfonso Espinoza de los Monteros, porque es una persona que toda la vida admiré. Todos crecimos viendo a Don Alfonso. De hecho algo que marcó mi infancia es que cuando iba a almorzar a la casa de mi abuelita, luego me sentaba en el mueble y estaba Don Alfonso al mediodía. Cuando logré entrevistarlo fue una meta cumplida, porque yo ni siquiera pensé que me iba a parar bola. Tuvimos una conversación de tres horas en el carro, que se resumió en dos vídeos de media hora cada uno, con Don Alfonso siendo una persona maravillosa, contándome anécdotas, se reía conmigo, se reía de mis bromas, fue fenomenal.

¿A quién te gustaría entrevistar que no lo hayas hecho aún?

A José Delgado, también otra leyenda de la televisión, pero no hemos podido cuadrarlo todavía, no se han dado los tiempos. Ni siquiera lo pude ver en los premios ITV, porque él no asistió. Es complejo, me imagino que él es un hombre muy ocupado, pero algún día será.

¿Qué otros personajes tienes en tu lista?

Internacionalmente también hay gente que me gustaría entrevistar. Todo el mundo dice que en los nuevos años empiezas a generar nuevas metas y digamos que para el 2024 quiero hacer entrevistas internacionales. Viajar a otros países y entrevistar a youtubers que me gustan como Dross Rotzank, Auronplay, Werevertumorro, gente de la vieja escuela de YouTube que yo crecí viéndolos y me inspiró. Sería algo súper bacán hacer un carpool con El bananero. Igualmente con artistas que me encantan, mi banda favorita es Cuarteto de Nos. De aquí Ecuador aún me falta Erika Vélez, José Delgado.

Logan y Daniel Noboa, antes de ser posesionado como presidente de Ecuador. Foto: Cortesía
¿Has tenido entrevistas polémicas, cuáles han sido?

Tal vez la de Emma Guerrero, porque hablamos de su vídeo íntimo justo cuando se había viralizado. Pero más yo hago contenido para entretener, no para generar polémica. No me gusta poner incómodos a mis entrevistados y no me gusta hablar de temas que ellos no quieren hablar, o temas que han sido oscuros para ellos. Lo de Emma surgió porque ella estaba de acuerdo.

En algún momento hice un carpool con Luisa E., antes de que se viera involucrada con unos supuestos delitos con menores de edad. Ese se podría decir que fue el más polémico, porque la gente se dividió. De verdad al momento no se sabía nada y yo respeto a todos mis invitados por igual, no puedo ser juez ni parte para tachar a alguien. La entrevista sigue colgada.

¿Entonces aplicas la regla de que en los conversaciones no se debe hablar ni de política ni religión, sexualidad o deportes?

Puedo hablar de cualquier tema, pero jamás me voy a poner de ‘tú a tú' o ‘de cara a cara’ con mis entrevistados. He hecho carpools con políticos, como el de Guillermo Lasso, con Daniel Noboa, con Andrés Arauz, con muchos asambleístas... Sí son complejos, pero trato de manejarlos por el lado del humor y el entretenimiento, más no de la controversia.

Por estos día el humor está bajo la lupa, porque algunos se ofenden de los comentarios que para otros son graciosos.

No me ha pasado.A mí también me gusta el humor negro, pero yo sé que no es para todo el mundo. Entonces a mi público en Internet, que ya ha crecido viendo otro tipo de contenido, no quiero mancharlos con eso ni quiero ofenderlos. Soy el primero que procura no ofender a nadie, pero si alguien se me ofende por algo que yo hago, ya sale de mis manos. El que no le gusta un video mío, que lo pase de largo.

¿Volverías a participar en un reality show? (Estuvo en El poder del amor 2)

No creo, aunque me han enseñado nunca a escupir para arriba ni contra el viento, porque te puede chisporrotear (risas). No es lo mío. Un reality tiene mucha hipocresía, es mucho show, y depende de otras personas.

¿Has pensado cómo sería el fin de la carrera como youtuber?

Parte del secreto es ir innovando, reinventándose, ir sacando cosas novedosas. No quedarte solo con una cosa, porque el público madura contigo y de pronto ya quiere ver algo nuevo que tú le puedes ofrecer. No quisiera dejar Youtube, porque hay muchas cosas por explotar aún y sobre todo porque no tienes que pagar para ver los videos, está en el alcance de todos.

En algún momento me gustaría trabajar el formato documental, con temas de la naturaleza, de viajes a otros países, documentales sobre la sociedad, cómo es la sociedad ecuatoriana, cómo es la sociedad turca, cómo es la sociedad en Corea, que también se hacen Internet, pero hacerlo con mi estilo. YouTube no se ha acabado para mí y, mientras exista la plataforma, y la gente apoye, trataré de seguir generando contenido nuevo y bonito para que lo disfruten. (E)