Casi todos podemos recordar, cantar o tararear una canción de Madonna. Muchos además han bailado con sus temas, han seguido su estilo e incluso la han imitado. Aunque no se haya nacido en la década de los 80, cuando la carrera de la estadounidense despegó, es fácil reconocer su rostro y también notar algunos inevitables cambios.

Madonna Louise Ciccone (1958) se decidió a debutar con un álbum al que le puso su nombre, con temas como Lucky Star, Borderline y Holiday. Desde entonces ha completado catorce álbumes de estudio y siete premios Grammy.

En esos 40 años hemos asistido a sus constantes transformaciones, que no solo corresponden al deseo de marcar una tendencia en moda. Varias veces se le han atribuido cirugías plásticas, pero ella jamás lo ha admitido ni lo ha negado. Más bien se ha defendido, argumentando que no tiene explicaciones que dar.

Por ejemplo, se ha comentado que uno de los primeros pudo ser un procedimiento estético dental para rectificar la sonrisa, no en los dientes frontales, sino en los laterales. También se cree que se hizo una rinoplastia, para elevar la punta de la nariz.

Publicidad

En la década de los 90 el enfoque está en los labios, que se notan más voluminosos. Pero a partir del año 2000, los seguidores han notado los mayores cambios en la cara de la artista, aparentemente a causa de la toxina botulínica (bótox), que rellena y tensa la piel, pero también reduce la expresividad.

Madonna en el Festival de Cine de Venecia, en septiembre de 2001. Matteo Chinellato/SHUTTERSTOCK Foto: El Universo

Además, es posible que haya adquirido implantes o rellenos dérmicos o de grasa en las mejillas, que se ven muy marcados. El problema, señalan, es que estos rellenos tienden a invadir otras áreas de la cara y dar una apariencia redondeada al rostro en general. Madonna ha conservado una figura atlética aun después de cumplir los 60, y tal vez su cara ha necesitado ayuda para detener el efecto del tiempo y el adelgazamiento.

De acuerdo con su entrenador personal Craig Smith, Madonna no bromea cuando se trata de ejercitarse. Hace una combinación de ejercicios de circuito, intervalos y resistencia, además de danza, yoga, pilates y aeróbicos. Sigue una estricta dieta macrobiótica, sus comidas son vegetarianas y veganas.

Madonna en el estadio olímpico de Múnich, durante la gira 'Sticky & Sweet', en agosto de 2009. Andrei Nikolaev/SHUTTERSTOCK Foto: El Universo

Entonces, al rescate está la técnica del facelift o ritidectomía, la cirugía que elimina las arrugas al retirar la piel redundante de la cara. Suele ir acompañada de un estiramiento de la piel del cuello. La cicatriz puede quedar oculta alrededor de las orejas. Nuevamente, nada de esto ha sido confirmado por la artista.

En 2018, los fanes empezaron a sospechar que la cantante se había puesto implantes de glúteos, después de verla en una actuación sorpresa por las fiestas de fin de año en The Stonewall Inn, en Nueva York, sitio icónico donde empezaron las protestas del movimiento LGBTI. Naturalmente, la grabaron y lo compartieron, y ella fue a Instagram para contestar.

“Desesperada por buscar la aprobación de nadie y con derecho al libre albedrío sobre mi cuerpo, como todo el mundo”, escribió entonces.

Publicidad

Así que en septiembre de 2021 no dudó en presentarse en los MTV Video Music Awards en un traje corto de cuero negro y con escote.

Por cierto, MTV siempre la recuerda, y publicó recientemente un fragmento de su primera entrevista con el canal musical, en 1984, en la que Madonna menciona que su carrera iba a iniciarse en Francia, e incluso fue a París, pero no le gustó el estilo que estaba tomando allá, por lo que desisitió de la grabación y regresó a Estados Unidos a empezar de nuevo.

Madonna quiere que Florence Pugh la interprete en una próxima ‘biopic’

Además del documental sobre su gira Madame X, que abarca 16 noches de concierto, Madonna está preparando su película biográfica (Universal Pictures), y tiene ya una favorita para interpretarla: la actriz Florence Pugh (Mujercitas).

Hablando con la Associated Press, explicó que está en las primeras fases de planificación y que aún no se ha escogido al elenco, sino que se trata de una preferencia personal. “(Florence) está definitivamente arriba de la lista, si ella me acepta”.

Es que Florence no solo es actriz, sino también cantante, solo que cuando lo hace, usa el seudónimo de Flossie Rose. La artista de 25 años solía hacer covers de canciones en su canal de YouTube, aunque hace ya varios años que no sube un video.

Otra candidata sería Julia Garner (Ozark, Netflix), quien también canta.

Madonna escribirá y dirigirá el filme con la ayuda de la guionista ganadora de un premio Óscar Diablo Cody (Juno).

“Quiero contar la increíble odisea que la vida me ha dado como artista, música, bailarina, ser humano”, dijo Madonna a la revista Variety en septiembre de 2020. “El enfoque será la música. La música me ha mantenido viva. Hay muchas historias no contadas, y quién mejor para hacerlo que yo. Es esencial que comparta la montaña rusa de mi vida con mi voz y mi visión”.

Esta será la tercera vez que Madonna se siente en la silla del director; antes lo hizo con W. E. y Filth and Wisdom.