La trágica muerte de un joven aventurero e influencer y su perro conmocionó hasta el presidente de Brasil Jair Bolsonaro. Se trató de Jesse Koz y su mascota Shurastey, quienes recorrían el continente a bordo de un Volkswagen “escarabajo” del año 1978.

“Imposible no conmoverse con la pérdida del chico Jesse Koz y su perro Shurastey, que recorrían el mundo llevando los colores de nuestra bandera y la alegría de nuestro pueblo”, escribió Bolsonaro en sus redes sociales.

Koz era muy conocido en las redes sociales por sus viajes con el can, con el que en 2017 había partido del sur de Brasil. La aventura terminó el pasado lunes, cuando el automóvil del viajero brasileño se estrelló de frente contra otro vehículo en una carretera del estado de Oregon.

La muerte del joven de 29 años y de Shurastey, de la raza golden retriever, causó gran conmoción en las redes sociales, en las que Koz mantenía perfiles con más de 1,2 millones de seguidores.

Publicidad

El expiloto Rubens Barrichello, quien compartió con ambos hace 12 semanas, publicó en su cuenta de Instagram que la energía de ambos era mágica. “Pensé que si un día uno se quedaría sin el otro no sería capaz de sobrevivir. El destino quería que nunca te separaras de tu amigo. Gran privilegio haberlos conocido, sigan su camino en paz”.

De acuerdo a las fotos publicadas en la cuenta de Instagram de Shurastey, Koz llegó a Ecuador en junio del 2019 después de su paso por Perú. Era el séptimo país que visitaba y casi la mitad de su trayecto.

En Machala destacó parte de la comida ecuatoriana además del recibimiento que recibió por una familia además que su mascota dejó “otro amor”. A Cuenca acudieron a saludar un mecánico y verificaron que no necesitaban ninguna reparación, aunque su mascota no estuvo muy ‘feliz’.

“¡Mira Shurastey, este es todo nuestro reino, y puedes mear en todo!”, compartió en Instagram al visitar el Cajas.

Publicidad

En otra publicación, en Manabí, Koz dejó un emotivo mensaje a su perro donde señalaba que en un futuro mirará las fotos de los lugares que visitaron y “te extrañaré inexplicablemente, pero a la vez un alivio saber que viví todo esto a tu lado y que pudimos disfrutar más que nadie el tiempo que pasamos juntos, claro que la añoranza no será por el lugar sino por tu compañía, pero espero poder viajar a muchos otros lugares por muchos, muchos años a tu lado, porque no hay mejor compañía para disfrutar de fantásticos lugares como este, que tu compañía amigo!”.

En San Jacinto una familia extranjera lo ayudó a reparar una llanta de su automóvil. En la localidad manabita se quedó tres días. “Estas cosas solo suceden cuando sales de tu zona de confort y vas en busca de cosas inesperadas, cuando no planeas y dejas que suceda y cuando sucede es tan mágico que no entiendes cómo es posible!”.

Los aventureros también recorrieron el Pailón del Diablo y la laguna del Quilotoa donde recrearon una escena del Rey León y destacó que era una de las mejores vistas que había tenido en su viaje.

Al llegar a la Mitad del Mundo cumplía dos años tras estar en el extremo sur y esperaba estar en el 2021 en Alaska. Hasta ese momento había recorrido 55 mil kilómetros y ocho países: Brasil, Uruguay, Argentina, Chile, Paraguay, Bolivia, Perú y Ecuador.

Ese fue uno de los últimos puntos que difundió sobre Ecuador y contó que a finales de junio estaba entrando a Colombia por el puente de Rumichaca. (I)