Carlos Slim es el presidente de Grupo Carso y dueño de América Móvil, una de las compañías de telecomunicaciones más importantes de Latinoamérica. El magnate mexicano trata de distribuir muy bien sus días para lograr cumplir con todo, incluso cenar con su familia o descansar una parte del día.

La revista Forbes lo considera el hombre más rico de México, quien comienza su día a las ocho de la mañana. Posteriormente, desayuna y pasa un par de horas en un despacho, donde cumple algunas labores y revisa documentos para su empresa.

Las 12 reglas del éxito, según Steve Jobs

A mediodía, el magnate se toma una siesta para descansar, y posteriormente se dirige a su oficina en las Lomas de Chapultepec. Durante su jornada laboral, trata de darse un espacio de tiempo que aprovecha para comer con algún familiar o amigo.

De acuerdo a Infobae, en el 2007, Slim contó, en una entrevista, que todos los lunes cena con sus hijos en su casa, para hablar de los negocios que tiene; además, trata de reunirse con sus nietos en fines de semana, varias veces al año.

A cuánto asciende la fortuna de Luis Miguel

Para finalizar, las noches del magnate se centran en el análisis de proyectos, y se mete a la cama para dormir entre las 2:00 y 2:30 de la madrugada.

“No creo que eso sea correcto en los negocios ni en ninguna otra actividad, que necesites trabajar 15 o 16 horas y no tengas tiempo para ti ni para tu familia”, dijo el millonario mexicano de origen libanés.

La regla de las 5 horas, la clave del éxito de Bill Gates, Elon Musk y Oprah Winfrey

Aunque se puede creer que por ser uno de los más ricos del mundo se rodea de lujos, de acuerdo a los medios mexicanos Slim vive en una casa relativamente sencilla. Su hogar se encuentra en la exclusiva zona de Lomas de Chapultepec, al poniente de la Ciudad de México. En esa casa, de seis habitaciones, vive desde hace décadas. Ahí crecieron sus hijos y vivió con su esposa, fallecida en 1999. (E)