Luego del fallecimiento de la reina Isabel II, son muchas las interrogantes y temas que surgen referentes a su herencia, joyas y colección personal de artículos únicos y lujosos que la monarca británica poseía.

Su Majestad tenía una amplia gama privada de joyas de más de 300 piezas, que incluyen 98 broches, 34 pares de pendientes y 15 anillos, pero de todas estas, solo será enterrada el próximo 19 de septiembre, con dos de ellas: su anillo de bodas de oro galés y sus aretes de perlas, así lo informó The Sun.

Las coronas más importantes de la reina Isabel II

Según reseña la revista !Hola! una de las joyas más importantes de la realeza es la corona de San Eduardo, la cual es usada para coronar a los monarcas del Reino Unido. Fue hecha para el reinado de Carlos II en 1661, ya que la que usaba su predecesor fue destruida en su regicidio.

Publicidad

Koh-i-noor es la joya robada que reclama la India: el diamante ovalado de 106 kilates está engastado en la corona de la reina Isabel II, decorada con perlas y 444 piedras preciosas

Está hecha de oro amarillo y tiene un peso aproximado de 2 kilos. En su diseño se alternan la cruz patada y la flor de lis. De dichas cruces salen 4 diademas rematadas con un orbe encumbrado por otra cruz patada.

Los bordes están decorados con hileras de perlas y entre 444 piedras preciosas que la adornan hay zafiros, turmalinas, amatistas, topacios y citrinos.

Otra corona más impresionante que esta es la imperial del Estado. Esta fue elaborada para la coronación de la reina Victoria en 1838, y los joyeros Rundelle y Bridge fueron sus creadores. En 1937 se modificó para el reinado de Jorge VI, así lo reseña La Vanguardia.

Publicidad

¿Qué dice el testamento de la reina Isabel II y por qué lo modificó una semana antes de su muerte? Meghan Markle y su hija Lilibet quedaron fuera

Esta pieza tiene algunas de las míticas y más famosas gemas del mundo, como el Cullinam II, un diamante de 317 quilates; el rubí príncipe Negro, que en realidad es una espinela y procede de una Virgen del Monasterio de Santa María la Real de Nájera, además de 4 grandes perlas en forma de lágrima que cuelgan de las diademas.

La reina Isabel II también usó la llamada “tiara Niñas de Gran Bretaña e Irlanda”, un regalo a la reina María de Teck en el momento de su boda con Jorge V el año 1893. El diseño original estaba hecho con perlas, pero se sustituyeron por diamantes.

Publicidad

Por último, y no menos importante, “la tiara Fringe” de la reina María de Teck fue la que llevó Isabel II el día de su boda. Tiene un diseño muy extendido por las casas reales europeas en el que se alternan flecos engastados en diamantes.

La monarca se la prestó una vez a su única hija, la princesa Ana, para su boda con el capitán Mark Phillips en 1973. (E)

Te recomendamos estas noticias