Las dudas que tenía la joven polaca Julia Faustyna sobre su identidad fueron aclaradas en parte. Esto tras la prueba de ADN que se realizó en la que se comprobó que no era Madeleine McCann.

En mayo de 2007, McCann para ese entonces tenía tres años de edad, desapareció en un resort mientras vacacionaba con su familia en Praia da Luz, Portugal, lo que ocasionó una intensa e incesante cobertura mediática en el Reino Unido y otras partes del mundo.

Los padres de la niña desaparecida, Gerry y Kate, reaccionaron ante la situación. Esto tras la consulta de una seguidora de la página de Facebook Find Maddie sobre alguna actualización de la situación.

Publicidad

“¿Ha habido muchos medios sobre una chica que dice ser Maddie y se está haciendo el ADN? ¿Es posible que sus seguidores sepan lo que está pasando [... ]? Nuestros pensamientos y oraciones están siempre con la familia McCann y el regreso seguro de su preciosa hija”, se escribió.

Ante esto, los representantes legales de la pareja señalaron que no había nada que informar. “Si lo hay, y cuando lo haya, vendrá de la Policía Metropolitana”.

La joven polaca había afirmado ser adoptada y mostraba fotos y videos de su defecto en el ojo derecho, conocido como coloboma de iris. (I)